jueves, mayo 31, 2012

Es corzo


¿Ser o no ser corzo en escorzo? Aquél que ayer no más brincaba por el barranco de Aginaga en las Malloas de Aralar...
Algunos cráneos invitan a la imitación de Hamlet.

miércoles, mayo 30, 2012

Perrechicos de altura: la ascensión de la primavera

Perrechicos (Calocybe gambosa) de altura.

Subo en busca de la primavera por las Malloas de Aralar, avasallado por el sofoco del 29 mayo, leyendo las señales de la flora a diferentes altitudes: a 500 m asoman las flores de la zarzamora; los tallos de los helechos, como bastoncillos hace una semana, ya están abiertos a 600 m; a 800 m me fijo en los endrinos que perdieron hace tiempo las flores; aquel verde fosforito de las hayas se ha oscurecido a 1.100 m. Encuentro la primavera a partir de los 1.364 m, salvada por alguna boina de nubes que se formó la semana pasada. Pero este fin de semana ya será verano en Aralar y habrá que buscar los perrechicos en la primavera de los Pirineos.
Salí de Gaintza, hasta donde me llevó Koro. Subí Hirumugarrieta (1.431), Beldarri (1.405), Kurutzeaga (1.308) y Mendiaundi (1.307). Bebí dos litros y medio de agua en siete horas. Llegué a Betelu sediento.

viernes, mayo 25, 2012

Siguen los bodegones de perrechicos

Jueves, 24 de mayo, en algún lugar de Belabarce...:
Bodegón de perrechicos y botas.
Porque conviene andar con tiento, cuidando mucho dónde se pisa, cuando se recolectan los perrechicos en los corros de brujas. (Y porque no hay que descartar un patrocinio de marca de botas...).
Agradezco la colaboración de Imanol E., que pone botas al bodegón y modela con una mano (armada) en estampa cosechera. Y la de Ángel, que también estaba allí, perrechiqueando.


viernes, mayo 18, 2012

Ofertón léxico y desorientativo: palabras para que le miren mal sus amigos

Coloque estas palabras en la conversación, pero algunas no las diga de cualquier modo, preste atención al detalle.
Anuro: para los perros sin rabo (los dueños se molestan: "¿Qué le has dicho a mi perro?". O: "¡Mi perro tiene un nombre!").
Amasijo sin hierros.
A mí no me pasa, dicho muy rápido: Aminomepasa. Un remedio cuando alguien le cuente el mismo problema más de tres veces.
Bodoque.
Bolillos (de), sin encaje.
Bucólico con pastoril (y regodeo).
Chanza, en vez de burla.
Desafección (sólo para valientes).
Ecuánime, sólo referido a uno mismo (soy ecuánime) antes de criticar al interlocutor.
Emétrope (entre miopes e hipermétropes), sin gafas.
Faz, en vez de cara.
Finisecular.
Flagelo, sin droga ni terrorismo.
Inopinadamente.
Nemoroso o silvático, en vez de bosque.
Magnificencia.
Pavoroso, sin fuego o incendio.
Pingües, sin beneficios.
Proceloso, sin océano.
Rodrigón, sin un Rodrigo grande y gordo.
Serpentinamente.
Trafalmejas.
Tremedal, con paso firme.
Verminoso.
Zafarrancho, sin combate.

P.D.: Pintiparado. ¡Hala!



jueves, mayo 17, 2012

Cinco huevos de alondra, una cima menor y una merienda superior

Huevos de alondra (incubando).

Asun, Ángel, Imanol y yo íbamos "a perrechicos" la tarde del miércoles 16 de mayo, pero las Malloas de Aralar habían sido peinadas tres días antes y, al parecer, se detuvo el crecimiento de las setas. Afrontamos la crisis y nos reconvertimos sobre la marcha.
Encontramos un nido de alondra con cinco huevos, en el suelo, como es habitual, protegido por un techo mínimo de tojo achaparrado.
Ascendimos la cima de Uarrain o Uharrain (según el buzón tienda de campaña), con una altitud capicúa: 1.221m.
Merendamos en la cueva portal de Amurutxate: queso duro, queso blando, chorizo de Salamanca, revuelto y tortilla de senderuelas recogidas la semana anterior, desecadas y convenientemente rehidratadas. ¡Estrenamos sartén doble! Lo mismo se cocina por un lado que por otro, no es preciso hacer virguerías para preparar una tortilla (o tres).

Escenario de la merendola, opípara.

martes, mayo 15, 2012

Arrikrutz y Arriurdin

El sur de la sierra de Aloña desde el entorno de Tellakaskueta.

Como en ese programa infantil en el que enseñaban la diferencia entre abajo y arriba, el domingo 13 de mayo tuvimos abajo y arriba, cueva y cima. La cueva fue Arrikrutz (a 6 km de Oñate), en una visita guiada que, con motivo del día de la Geología, ofrecía un descuento del 50% (¡10 euros!) por entrar en Arrikrutz. Y allá fuimos Asun, KoroPilar, Ángel, Imanol E., Patxi y yo: encasquetados por pasarela y, después, fuera de pasarela, con trepadas, saltando entre gours (charco de cueva con vocación turca: Pamukkale) hasta un remolino de estalactitas excéntricas, que son raras, pero no de circo. Contra lo aprendido en Barrio Sésamo, lo mismo bajan que giran sobre sí mismas o suben imponiendo alguna ley de la cristalización, o de la porosidad, ¡o vaya usted a saber!, a la consabida ley de la gravedad.
La excéntrica conocida como "La excéntrica" (fotografía de Ángel) y el tamaño enorme de las galerías que recorrimos en poco más de dos horas fue lo mejor de una visita de cine (al menos por el precio) con dos guías amables, gracias a quienes diré con propiedad cavernosa: colada y banderola.
Después, seguimos en coche hasta el cercano santuario de Aránzazu y, por ruta balizada, a pie, ascendimos al entorno de Duru y okupamos el porche de una borda para almorzar. Seguimos después (caminando, no okupando) por la ladera sur de Aloña, con el ojo puesto en las praderas, pendientes de la aparición de perrechicos y senderuelas (recogimos unas muestras). Por allí aprendimos que el lobo y el cordero pueden convivir (véase, si no, la fotografía), y que los buitres, más lupinos que leonados, se pasean entre las ovejas parturientas sin disimulo. Ya no es aquella imagen premonitoria de los vuelos concéntricos, qué va, están confundidos entre el rebaño, como si pastaran. He leído que esperan la delicatessen de las placentas. ¿Puede ser un corderito recién nacido, que no se menea mucho, el segundo plato después de abrir pico con la placenta?

 Ascendimos, inopinadamente, Arriurdin (1.274), con buzón de biergo o bieldo.
Cima de Arriurdin; al fondo, loma de Artzanburu.
Tras beber agua en la fuente de Putzua, seguimos hacia Tellakaskueta, desde donde hicimos un descenso bastante libre por el hayedo de Erroitegi hasta la pista que baja (o sube) del santuario a las campas de Urbía. Poco antes de llegar a Aránzazu, nos detuvimos en el bar de Sindika. (¡Qué buenos los buñuelos de crema!).

jueves, mayo 10, 2012

Perrechicos y bodegón

Bodegón en tono crema.

El miércoles 9 de mayo salí de Beluta, en Baraibar, en una ruta solitaria por Aralar que me llevó a Alborta (1.228), Tutturre (1.282), collado de Beloki, Putxerri (1.299), Alleko (1.018), Lizarrusti y, por último, San Gregorio-Ataun. Que nadie se distraiga con las cimas alcanzadas. Fue una batida perrechiquera de ocho horas con más de un kilo de éxito.
En el bar de Lizarrusti, tomé el clásico café con leche y compuse un bodegón primaveral setero.


Perrechicos, zizas de primavera (Calocybe gambosa).

martes, mayo 08, 2012

Hernio (y Mako) primaveral

Verde (explosivo) en el hayedo de la ladera norte del macizo de Hernio. Fotografía de Ángel.

El domingo 6 de mayo, Lourdes, Pilar, Susana, Ángel, Imanol C., Imanol E. y yo salimos de Alkiza hacia el caserío Areta, para subir por Otsozulota y alcanzar Hirumugarrieta (entre Hernio y Hernio Txiki), donde la fuente con abrevadero estaba seca (¿por obra y gracia de la captación para otro abrevadero más bajo?). Tomamos la senda dibujada en la pradera que asciende directa hacia Hernio, pero, antes de terminar la pradera, enfilamos hacia el sudeste, para situarnos en los restos de unas antiguas carboneras en la linde del hayedo y al pie de Mako (o Aizpel). Desde allí subimos por la ruta que llamo Bob Esponja (que espero se convierta en senda con la persistencia de las pisadas), por el globo de Bob Esponja pinchado que encontré en ese paraje hace unos meses y que até en una rama de haya como señal al final de la ascensión, al oeste de la cima de Mako (1.066).
Posados en Mako (o Aizpel). Fotografía de Pilar.
Hernio, posible carátula del disco de fusión flamenco pop, que titularíamos Dame veneno. Fotografía de Ángel.
Desde Mako nos acercamos a Hernio (1.075) y aprovechamos el tiempo de la tormenta para almorzar en la borda cercana a la cumbre. (Aún busco entre las muelas el foie francés, el bizcocho y el limoncello). Bajamos a Zelatum, donde tomamos café (de puchero, azucarado en el puchero, malo) y caldo en una de las "bordabar" de fin de semana llena de montañeros bulliciosos. Volvimos a Hirumugarrieta y regresamos a Alkiza por la pista que pasa junto a Leteko borda.

lunes, mayo 07, 2012

Camino de Santiago 2012 Parte II: De Arca o Pino a Santiago (18 km)

Me gusta: las verjas de Lavacolla han cambiado. El aeropuerto desvió el Camino, los peregrinos se han "apropiado" de la verja.


No me gusta: la entrada a Santiago por el Camino Francés (el que toma la mayoría) es muy fea. En este lugar estaba antes el cartel "Santiago". Este año lo he encontrado desplazado casi medio kilómetro más hacia el centro de Santiago. Leo la recomendación luminosa, pero no hago demasiado caso.

video


Que me guste o me disguste importa poco: ya no hay posibilidad de insertar la mano en el Pórtico de la Gloria, donde los peregrinos a lo largo de los siglos apoyaron las suyas; tampoco se puede chocar la cabeza contra la cabeza de piedra (los croques, algo me hace pensar en una secular presencia vasca en Santiago). Una barandilla impide dos tradiciones de la llegada del peregrino a Santiago. Seguro que tienen razones para cercar el Pórtico: no puede ser bueno sobar la columna con un injerto de dedos o probar lo testarudo/testarrudo que es uno contra la piedra. ¿O sí?
Este año veo en las camisetas de las tiendas de recuerdos una leyenda que se repite una y otra vez: "No pain, no glory"; casi la misma que me envió Lucía en un correo electrónico digno para mi entendimiento: "Sin dolor no hay gloria".


El dibujo está pensado: con las tiritas en cruz y esas rozaduras con la vieira de Santiago amarilla... Pero trato de ponerme en la mirada del señor casado desde hace 32 años (que conocí en la etapa anterior) ante esta camiseta y...
Ha estado bien este Camino.

sábado, mayo 05, 2012

Uraska, Murube, Aizluze, Akuandi: paseo total en las Limitaciones de Urbasa (y más allá)

El martes 1 de mayo, Asun, Lourdes, Pilar, Álvaro, Ángel, Imanol y yo dimos unos de esos paseos totales (que hacen dudar al cronista entre paseo o Paseo) por un entorno sin muchos desniveles acumulados y con muchas posibilidades: las Limitaciones (y más allá), en Urbasa.
Salimos de Opakua y, para empezar, buscamos las cuevas De Calera (1 y 2) y De Uraska Norte. No sabemos aún si encontramos la 1 o la 2, pero tanto la hallada como la de Uraska estaban complicadas de explorar por la cantidad de agua.
¿Trabaja el tritón jaspeado ejercicios gimnásticos sobre la hierba encharcada de Uraska? "¡A ver, tritón, esos  hipopresivos!". Fotografía de Imanol.
En la segunda parte del paseo, sumamos dos cimas menores que ofrecen vistas mayores: Murube (1.127) y Aizluze (1.068).
Contrasta desde el buzón de Murube.
La humanizada cima de Aizluze. Fotografía de Ángel.
Y más allá, el último objetivo: Akuandi. Entramos a la cueva después del almuerzo, para llenarnos de "energía".

Akuandi no defrauda.
Contorsionismos antes de llegar al primer lago.
Panorama subterráneo. Por visiones como ésta nos adentramos...
Camino cómodo.
Finas estalactitas, alguna columna, gruesas estalagmitas.
¡Hallazgo científico!: el eslabón perdido del dientes de sable (variedad albina).
Avanzando con cuidado para no estropear estalactitas y estalagmitas.
Contemplación.
El lago del final.
Y vuelta.
Esta vez cumplimos el recorrido en en una hora y media (recreándonos). Se puede hacer en una hora, se puede hacer en dos. En la salida pensé que tenemos que estar agradecidos por la oportunidad de visitar cuevas como Akuandi sin que algún ayuntamiento haya puesto una entrada, precio y horario a cambio de bombillas encendidas, algún panel explicativo, pasarelas o una guía que diga "diaclasa", "espeleotemas" o "cretácico". Nuestra responsabilidad es que estos lugares sigan limpios, sin daños.
La toponimia del regreso (al pie de la letra del mapa Urbasa, del señor Echeverría): Burgalbago (desde aquí todo es pista), Brecha de Ramiro, Aldarana, Barrera de Aldara  (frontera de Navarra y Álava) y por el Camino de los Ameskoanos (Sulantzo Arriba, Masatia, Uraska) hasta Opakua.

jueves, mayo 03, 2012

Camino de Santiago 2012 Parte II: De Melide a Arca o Pino (32 km)

"El hombre propone y..."
La luz resplandece sobre la hierba mojada. Dos peregrinos cerca de Cotorbe.
El 10 de abril desayuno en el Chiquitín, mientras cae una tromba de agua. Salgo a las ocho menos cuarto de Melide y aún no ha amanecido, sigue la tromba. Paraguas abierto, polainas y pantalón de plástico: a caminar. Doce kilómetros después, en Arzúa, ya casi no llueve, y me tomo un café. Al salir de Arzúa me detengo un momento en un cruce y sigo la marcha por el viejo Camino que salía por la carretera y entraba en Cotorbe (Cortobe en mapa) a unos 300 m del trazado actual.
El mojón de Cotorbe (léase entre las ortigas).
Llueve, sale el sol; llueve, sale el sol... En Calzada hago otra parada cafetera. El Alto de Santa Irene está cerca. Para mí llegar a Santa Irene supone un cambio de actitud en el Camino. A partir de ahí, aunque quedan subidas y unos 21 o 22 km, todo es "cuesta abajo" y parte de la "bajada" consiste en refrenar el impulso de continuar hasta Santiago. Un mecanismo de defensa consiste en tratar de ordenar lo que está por venir pronto. Y, como siempre, me defiendo (pienso) en ese tramo bajo los eucaliptos: llegaré a Arca o Pino, me acomodaré en el albergue, cenaré, dormiré con los tapones puestos, huiré de los amiguitos, y al día siguiente desayunaré a las 6 en el Che 4 para salir de noche, pasar junto al aeropuerto de Lavacolla con la alborada y entrar a Santiago a tiempo para presentarme en la oficina del peregrino, obtener la compostela y asistir a la misa del peregrino.
Llego a Arca o Pino, me instalo en el albergue de la Xunta, en una litera baja cercana a un matrimonio de Almendralejo. Hago las cosas despacio: la toalla de la ducha y los calcetines recién lavados al secadero de la calefacción (cuidado, que no se convierta en tostadero), internet en el Che 4, cena en el Regueiro (buena y abundante); luego me encuentro con Ángel (peregrino que camina desde Madrid, con el que charlé un buen rato ayer), que me presenta a Aizpea (peregrina de Zarauz) con la que ha caminado charlando hoy. Hablamos hasta el segundo gol del Barça contra el Getafe (Messi), cuando suena la voz de alarma: "¡Que cierran el albergue a las diez!".
Y hablando con el matrimonio vecino de litera, la mujer me cuenta que llevan 35 años casados. Otro nuevo vecino de litera, gallego y residente en Alemania dice: "Mi mujer y yo llevamos 32, pero ella murió hace 18 años". Me recuesto en la litera y leo las pintadas en las tablillas de la litera superior. Las escrituras condensadas de peregrinos a punto de terminar su Camino, conscientes de su meta y de su regreso. Hay una inolvidable de un guasón que firma como Jhonny y dice: "Juan Pablo II no durmió akí".
Duermo sin tapones, a las cuatro y media me despierta el grito del vecino de litera superior, que logra desvelarnos a todos. Desde el grito, sé que no solo habla en sueños (apasionadamente) sino que le chirrían los dientes como una sierra, y que ronca barrita entre el oso y el elefante (pardo, real, no de peluche).
Ya es 11 de abril.


miércoles, mayo 02, 2012

1 de mayo: día de los primeros perrechicos

Perrechicos (Calocybe gambosa).
Los primeros de altura.
Porque hace dos semanas que están recolectando perrechicos en los valles de Guipúzcoa, Álava y Navarra, donde llevan ventaja los vecinos de los pueblos, que salen a tiro hecho y cerca de casa. El EGR espera un poco más y en abril y mayo sube: Aralar, Urbasa, Hernio, Aizkorri... En los años normales la temporada comienza en estas alturas en abril, pero este año se han retrasado, como se ha retrasado la madurez primaveral de las praderas que aún remontan un febrero gélido.
Ayer, 1 de mayo de 2012, que además del día de los primeros perrechicos (y día de la pesca del primer salmón del Bidasoa), era el día de la entrada oficial de los rebaños en Aralar, y algunos pastores comentaban que ha crecido poco la hierba en altura, que están metiendo el ganado poco a poco, porque todavía hay poco que triscar.
Vuelvo a la altura de ayer.  Fue en Urbasa, no revelaré el lugar concreto (mantendré su calidad de setal callandero), pero sí que fue un poco más arriba de los 900 metros de altitud y que la pradera miraba hacia el sur (carasol). También delataré a quienes toman la pista de Opakua (junto al cartel marrón de la carretera que señala la altitud del puerto) y se adentran hasta las pequeñas campas de Masatia y Sulantzo Arriba, donde unos setales preciosos, aunque demasiado visitados, hacen la delicia y el entretenimiento de los seterosexuales.
Dice el refran para espárragos y perrechicos: "Los de abril para mí, los de mayo para el amo, los de junio para ninguno". Los refranes no son perfectos. En junio los perrechicos salen en otras alturas, allá donde llega la primavera en junio. Aunque eso será dentro de un mes.

Estamos locos.

P.D.: Veo la fotografía, algo desenfocada por la emoción del instante, y los huelo.