miércoles, junio 20, 2018

Una fila de montañeros en el Valle de los Sarrios

Valle de los Sarrios, Pirineos (Huesca), 16 de junio de 2018.

lunes, junio 04, 2018

Ababol: entre las muchas maneras de llamar al tonto

Fotografía de Pilar.

"¡No me seas ababol florido!".
Quizá es la forma más hermosa que he conocido en España para que me llamen tonto.

viernes, junio 01, 2018

Después de la lluvia

Vista de Balerdi desde Putremalkorra, muy cerca de Subizelaigañe, Aralar de Navarra, 23 de mayo de 2018.

miércoles, mayo 30, 2018

Iruaundi (1064)

Desde Iruaundi, con la vista en Erga.
En el capítulo de montañas navarras poco conocidas, menos visitadas y más que dignas por su belleza, apunto Iruaundi (1064), una cresta caliza con vértice geodésico y buzón de seta oxidada, con  un acceso  hermoso por hayedo desde Goldaratz, Oderitz o Madotz.
(Puestos a recomendar, me parece que el primer verdor de las hayas hace un poco más alta esta montaña).
Si hubiera que catalogar la cima, hasta el 20 de mayo hubiera dicho que es perfecta y hasta emocionante para llevar niños con un final entre rocas con hitos. Desde ese día afirmo que es también apta para lactantes. Al llegar, Isabel, Pilar, Ángel y yo nos encontramos con una madre, con su bebé de dos meses mamando, y con el padre porteador.

P.D.: Quiero pensar que nosotros no hemos bajado de nivel, que ahora la nuevas generaciones y los padres son superpoderosos.

domingo, mayo 27, 2018

Perspicaz

Fotografía de Pilar.
"Me parece que se avecina una tormenta".

jueves, mayo 24, 2018

Verde tierno

La primavera fría aún conserva el primer verde de las hayas en el paraje de Otsoita, Aralar navarro, 16 de mayo de 2018.

martes, mayo 22, 2018

Carbonero muerto

Los pajarillos no deberían morir en primavera.

lunes, mayo 21, 2018

Ophrys lutea

Tiempo de orquídeas. Valle de Ollo, 13 de mayo.

jueves, mayo 03, 2018

La paloma de Igoin (459)


El buzón de Igoin (Guipúzcoa) tiene solo un ala tendida en una cresta mínima, preciosa (con robles y hayas, brezos y arándanos), apenas elevada sobre el cerco de pinos y eucaliptos. 29 de abril de 2018.

viernes, abril 27, 2018

Senda de zapatillas por la cara norte del Anboto

Salida de la cara norte a la cima del Anboto.
En algún momento no muy lejano aún, la gente en la montaña empezó a cambiar las varas por bastones telescópicos; las botas por zapatillas; las botas de vino por cantimploras con agua y, más adelante, por las bolsas con líquidos isotónicos; se pasó del reconocimiento del terreno, la memoria y el mapa de papel al gepeseísmo... Y, en fin, el 21 de abril no tendría haberme sorprendido en la cima del Anboto cuando alguien me preguntó por "el kilómetro vertical" para bajar.
Pilar, Ángel y yo habíamos ascendido sin saberlo por el kilómetro vertical, por  la cara norte, desde Arrazola, sin prestar atención a los signos del cambio... Calzábamos botas, en las mochilas cargábamos mudas, alimentos, cantimploras con agua y botellines de cerveza (que el almuerzo es el almuerzo: tautología gozosa). A nuestro lado había pasado en subida gente más bien agachada y con las manos en los muslos; en subida y bajada, todos menos uno calzaban zapatillas y vestían mochilas mínimas, o inexistentes, y poca ropa.
Pero a cada uno lo suyo: la senda está más visitada y marcada que nunca.