viernes, julio 21, 2017

Arnales (3 002), por el collado de Pondielllos

Ibones de Pondiellos, desde el collado homónimo.
El martes 11 de julio (2017), Ángel y yo subimos desde la Casa de Piedra en el Balneario de Panticosa por la ruta normal que conduce a Garmo, Infiernos... Desde la Majada Alta agarramos el barranco hacia el collado de Pondiellos al margen de los hitos. Y escribo "agarramos" porque en buena parte de la ruta hubo que echar mano a la roca poder ascender. En el tramo de final de salida al collado, retomamos la ruta marcada y nos asomamos a uno de esos paisajes queridos de los Pirineos: los ibones de Pondiellos (un sueño para las miradas recalentadas de julio). Con menos nieve, ¡ay! de verano en verano...
Desde allí es muy fácil la subida a Arnales, el hermano pequeño de Garmo Negro e Infiernos, aunque hay que pelear con una corta pedrera que eludimos en la subida agarrándonos (otra vez) a la roca.
Almorzamos en el collado de Saretas y volvimos sobre nuestros pasos al collado de Pondiellos, para después bajar hacia el nordeste, hasta llegar por encima de la Majada Alta y tomar la ruta balizada (hitos) por los guardas de Bachimaña que conduce casi sin bajada hasta el ibón de Arnales y, después, con un tobogán mínimo, al tramo final de la cuesta del Fraile, ante el refugio de Bachimaña.

P.D.: Para cenar: crema de calabaza y pollo, tan ricamente.

Cima de Arnales, fotografiando el nacimiento de una nube ante Piedrafita, Gaurier... En el centro de la imagen, algo borroso en el horizonte se alza Cambalés.

martes, julio 18, 2017

Cambalés (2 965)

En la cima de Cambalés, con Frondellas y Balaitús a la vista.
Subida por la cresta, detrás quedan Facha, Punta Zarre, Llena Cantal, Infiernos...  
Último tramo de descenso hacia los ibones de la Facha. 


El jueves 13 de julio (2017), Ángel y yo salimos del refugio de Marcadau Wallon, ascendimos hasta el collado de la Facha y, desde allí, improvisamos una ruta intermedia y alternativa entre los hitos que señalan el ascenso a Cambalés pasando por la Peña de Aragón y los que marcan la ruta por un barranquillo intermedio entre el collado y los ibones de la Facha. Recomiendo vivamente a otros montañeros seguir los hitos (sean los que sean) en la aproximación al cuello de Aragón.
Cumplimos con la bonita ascensión en la arista del tramo final a Cambalés, asomándonos a los lagos de Cambalés y Opale. En la cima almorzamos sardinas en aceite. Bajamos hacia el refugio de Respomuso por el puerto de Azún, enlazando con la vía normal del barranco de Campoplano en los ibones de la Facha.

lunes, julio 17, 2017

sábado, julio 08, 2017

Palabresco: Que ya no queda nada que rascar

Supongo que el "Que ya no hay nada que rascar" (que implica cierto manejo de la cucharilla para el fondo del vaso del yogur, del flan, del arroz con leche, de las natillas, del helado...) suena cotidiano y maternal para muchos lamineros. La frase anuncia que no se conseguirá algo, que ya se ve algo imposible. Y el fútbol la ha adoptado. El "Que ya no queda nada que rascar" se escucha y se lee en los descensos anunciados de primera,  en los intentos vanos de remontada en eliminatorias a doble partido, cuando la afición realista empieza a abandonar el campo... Hay una noción de pérdida íntima en el que no quede nada que rascar, algo que ya no se puede recuperar con las uñas o con algún instrumento pequeño. Pero también algo compartido. Cuando alguien te dice "que ya no queda nada que rascar", quizá no lo sabes, pero estás en confianza, entre los tuyos.

viernes, julio 07, 2017

Un sol y sombra en Baztarla

El 2 de julio cerca de Baztarla, Leiza, Navarra.
Un día de nubes revueltas y temperatura cambiante hace que unos busquen el sol y otros la sombra en la frontera entre la pradera y el hayedo.
Quizá los menos montañeros, pero no poco montaraces, han pensado en otra cosa: coñac (sombra) y anís (sol). ¡Salud!

viernes, junio 30, 2017

Operación salida (los de julio)

Fotografía de Pilar.
Ya es 30 de junio, y viernes, primera operación salida de los vacacionantes veraniegos en España. (Y luego dicen que la trashumancia es cosa de otro tiempo). Oiremos que la operación salida está siendo escalonada: el 14 de julio y viernes; el 1 de agosto y martes...
Y luego "operación retorno" (no entrada o regreso).
Eso sí, somos originales, creativos y no nos gustan las rutinas y los lugares masificados como la plaza en las fiestas del pueblo, los centros comerciales con rebajas o las playas soleadas.

miércoles, junio 28, 2017

Mecánica navarra: el cigüeñal de la grúa

Fotografía de José Ángel.
Unas cigüeñas valen más que mil palabras.

lunes, junio 26, 2017

Palabresco: vertebrador

Imagina la clásica escena de los niños que hablan del trabajo de sus padres. Para hacerla más contemporánea, imagina que los niños forman el corro de las patatas y, en vez de hablar, se mandan entre ellos mensajes de whatsapp. Si necesitas caer del ciberespacio al escenario concreto para la conversación, elige, por ejemplo, un lugar de Aragón (España).
-¿Y tu padre en qué trabaja?
-El mío es camarero este verano.
-El mío es auxiliar administrativo.
-El mío está en paro.
-El mío también.
-El mío es vertebrador.
-¿Y eso qué es?
Eso me pregunto yo, y me temo que la respuesta no es fisioterapeuta o quiropráctico cuando leo en Desnivel que el señor José Luis Soro, líder de Vertebración aragonesa (de Territorio, Movilidad y Vivienda), escuchada a una comisión (Asesora de Toponimia de Aragón), pone nombre oficial a los tresmiles aragoneses.
A Adán, a quien acabo de redescubrir como primer vertebrador en el jardín del Edén, también se le concedió un poder semejante en el Paraíso: hala, pon nombre a las cosas. Quizá me digan que la Comisión, como la RAE, limpia, fija y da esplendor... Pero no sé por qué pienso en intereses más pequeños; por ejemplo, en lo que fastidia que una editorial de otra autonomía ponga el nombre a una montaña aragonesa... Porque hacerse con los nombres es empezar a poseer la realidad. Y cuando se le agarra el gustillo, ay, ya no puedes parar. De momento han empezado por lo más alto, para el año que viene, supongo, caerán con la nomenclatura de los invertebrados dosmiles.

jueves, junio 22, 2017

Palabresco: palabras vaciadoras

"Las palabras son por naturaleza neutras e indiferentes. Es de su contexto de donde sacan lo más vivo e intenso de su carga emocional", escribió Leys, que las comparaba con los colores y citaba a Delacroix: "Dadme lodo, haré con él carne de mujer de un color delicioso, con tal de que me dejéis elegir los colores que aplicaré alrededor".
Fruto de esa neutralidad, de esa indiferencia, de ese contexto, también pueden sacar lo más exánime y mortecino; dicho de otra manera, creo que también hay algunas palabras decolorantes, vaciadoras.
"Tienes que cambiar el...", me dice alguien. Alguno dirá que es una manía, que a ver si cuando dicen  Chipre escucho sólo re, o cuando dicen chipirón, oigo "irón". No, no tengo problema en escribir o decir chip.
-Chip, chip, chip.
Pero si me dicen que tengo que cambiarlo (se entiende qué) para referirse a mi carácter, a mi modo de comprender las cosas... ¡Ay! Desconecto.
En ocasiones no es ni siquiera el contexto de la palabra, creo que todas las personas cuentan con al menos una palabra que provoca una especie de vacío mental, que les deja en un trance de gallina hipnotizada; apenas uno, dos, tres segundos Hasta que recuperan el sentido.
"Ello". Estoy convencido de que con algunas palabras concretas sucede lo que con esos héroes solitarios capaces de rodear al enemigo. Cada vez que escucho el "ello", se abre un hueco succionador de palabras, un agujerito negro y léxico. Luego, cloqueo y vuelvo.


miércoles, junio 21, 2017

Cueva de Lareo

Cueva de Lareo, en el Aralar guipuzcoano.

A veces estar contra la pared no supone estar castigado, acorralado o acosado, puede ser un gesto de curiosidad.