viernes, septiembre 21, 2018

Néouvielle 3 091 (Lo que va de un día a otro)

 Pajarraco en la cima de Neouvielle el 26-VIII-2018. Fotografía de Patxi.

Solo fueron tres días, pero subimos y bajamos por montañas del entorno de Néouvielle, apropiándonos del paisaje (sin títulos de propiedad), reconociendo lo que antes habíamos leído en los mapas.

Con la mirada puesta en el porvenir (Néouvielle) desde Trois Conseillers 25-VIII-2018. Fotografía de Patxi.

domingo, septiembre 16, 2018

Los relatos de Askildsen

Portada sin faja.
Portada con faja.
 Una nueva edición reúne lo mejor de los relatos del noruego Askildsen (1929). Él se ha quedado ciego y yo lo he releído todo entre la noche del 13 y la mañana del 14, este septiembre. Aquí casi casi me detengo, como Thomas de "Últimas notas de Thomas F. para la humanidad": "ya hay demasiadas palabras en circulación por el mundo, y el que habla mucho no puede mantener lo dicho".
Incómodo, hiriente, contenido, desolador, inteligente...: obligatorio para lectores de relatos.


lunes, septiembre 03, 2018

Bolsa estanca y helicóptero

A veces uno piensa en sus renuncias y en sus renuncios materiales. ¿Puedo estar sin, supongamos, una bolsa estanca? Puedo, sí, de verdad que puedo... pero ¡ay, cómo resistir la tentación de la estanqueidad! Imaginad que tenéis que vadear un río y no queréis seguir el camino más allá ensopados, cómo resolver el problema? En fin, por poder, también se puede pasar el río en helicóptero, ¿no? Así que, ¿por qué no un helicóptero en vez de la bolsa estanca para nadar y guardar la ropa?
Los materialistas me dirán que por el precio, que por los problemas de aparcamiento en helipuertos, que por la huella ecológica, que... Para mí hay un motivo más sencillo: no prescindo de las cosas porque sean caras, porque no tenga dónde meterlas, o porque contaminen, o porque me encasillen en algún tipo social, sino porque puedo prescindir de ellas. El pensamiento más o menos se resume así: Bah, para qué quiero eso.

P.D.: Sí, tengo una bolsa estanca para vadear ríos o lo que se tercie.

miércoles, agosto 29, 2018

Subida a Trois Conseillers (3 039) y Turon (3 035) desde Aubert


El 25 de agosto salimos desde el lago de Aubert, ascendemos al pas du Gat y cambiamos de ladera hacia la gran cubeta de Cap Long. La senda está marcada con hitos y llega a los neveros (cada vez menos perpetuos) al pie de la brecha Néouvielle. Los sorteamos sin pisar nieve.

 Nos ceñimos a la rimaya de varios metros de altura y emprendemos el ascenso de la brecha. El punto más peliagudo no es el primero, con una cuerda fija instalada, lo malo llega inmediatamente después: un paso II+ expuesto al patio.

 Una vez en el collado entre Néouvielle y Trois Conseillers, subimos cómodamente hasta la cima de Trois Conseillers (3 039).

 Queremos llegar a Turon y eso nos anima a tomar una ruta fácil pero expuesta por la ladera oriental, que pierde muy poca altura y evita el cresteo de los otros dos consejeros.

 Alcanzamos los hitos gemelos de la cima de Turon. (Adivirnanza: ¿qué comimos en la cima?).

Y en descenso de Turon, una mirada al oeste antes de enfilar hacia el norte por la cuenca de Estelat. Lago a lago, llegaremos al refugio de la Glère.

lunes, agosto 20, 2018

A Lezat (3 107) el 9 de julio de 2018

Por la represa del embalse de Portillón. 
La mirada hacia el norte, hacia la cima cercana de Quayrat.

Comienzo del descenso (y del ascenso de las nubes) ante Crabioules y Maupàs.
 
Sigue el descenso ante el Portillon el día 9 de julio de 2018.


miércoles, agosto 15, 2018

Avisador y avisada

-¿Ya has cerrado la puerta? -dice al rato de salir de casa.
La primera vez sonó bien, un recordatorio atento, no sabía que se había juntado con un avisador. Pero pero pasados tres años, sabe que es otro más en su retahíla de avisos reiterados: ¿ya has pedido el aumento de sueldo?, mira que...; ¿ya has ido al ginecólogo?, mira que...; ¿ya has regado las plantas del balcón?, mira que...; ¿ya has vuelto a fumar?, mira que... Sabe que el de la puerta cerrada lo suelta en cuanto se alejan unos cien metros de casa.
-¿Ya has cerrado la puerta? Mira que...
-Sí.
-¿Pero con llave?
-...
-¿Ya has cerrado la puerta con llave?
-Sí, con llave. No la voy a cerrar con un calabacín -dice harta. ¿En qué momento pactaron que ella también se ocuparía de cerrar la puerta de casa?
El avisador no se conforma con avisar. Siempre hay una amenaza detrás de su aviso, un miedo latente:
-Mira que están robando en muchos pisos.
-Para lo que se pueden llevar del nuestro...
Pero el avisador es como esa gota pertinaz que levanta estalagmitas, o que tortura. La duda crece en la conciencia y tarde o temprano vence:
-Espérame aquí, que me he olvidado -busca algo que decir, el cielo está muy oscuro- el paraguas.
-¿Paraguas? Para qué, ¿no vamos en coche? -los razonamientos del avisador son simples cuando no se trata del campo estricto de sus avisos.
Ella está a punto de explotar:
-Mira que -dice con retintín- desde el aparcamiento a la clínica a lo mejor llueve. No quiero mojarme -le mira a los ojos-: Ni una gota.
Abre la puerta de casa cerrada con llave. Dos vueltas. Algo crece en su interior. Se enfurece consigo misma por haberse dejado llevar. Qué le importa a ella mojarse o no. Coge el paraguas viejo.
El avisador la espera. Ella vuelve airosa, armada con el paraguas como si fuera un lancero.
-¿Ya has cerrado...?
-No, la he dejado abierta.
Puede parecer que él no replica porque sabe que ella está nerviosa por la enfermedad. Pero actúa como un avisador de serie, acostumbrado a las ironías, a las malas contestaciones. Las soporta como males menores en su misión.
Suben al coche. Ella se sienta en la plaza del conductor. Ha insistido en que quería conducir. Hoy le dan los resultados de la analítica, pero de algún modo ya sabe qué le va a decir el médico.
-El cinturón...
Ella se ancla el cinturón, enciende el motor y el indicador del combustible del salpicadero marca la raya más baja de las seis. Aprieta los dientes. Está dispuesta a prescindir hoy de todos los avisos. Sale sin poner el intermitente. El avisador no se percata, él está poniendo música; además, tiene un patrón de avisos, y la raya del combustible o un intermitente no entran en el campo de las responsabilidades avisadoras que él se ha atribuido.
Canta Freddie Mercury.
La conductora sabe que va a ser una tarde memorable. Ha dejado la puerta abierta de casa, toma el camino más largo y espera que se queden tirados en la carretera. "¿Cómo no me has avisado de que íbamos con la reserva de gasolina?, mira que...", le reprochará ella. Ya se imagina a su avisador caminando por el arcén con la garrafa de gasolina en dirección equivocada. Y la lluvia. Y el goteo bajo el paraguas con dos agujeros de colilla.
Mama, just killed a man...
Ella confía en no llegar hoy a la clínica.


lunes, agosto 06, 2018

Edelweiss y cuernos

Fotografía de Ángel.
 Cuernos de sarrio (rebeco) desenfocados.
El entorno de Carriata, en el acceso a la Faja de la Flores en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es una fiesta para la observación de los sarrios.

jueves, agosto 02, 2018

Bajada del Seil de la Baque

10 de julio de 2918.
 Bajada ante el lago de Portillon y una bonita colección de tresmilesca: Lezat, Cabrioules, Royo, Perdiguero...
A veces nos gusta bajar.




miércoles, agosto 01, 2018

Cuando las Peñas de Aya verdean

22 de julio de 2018.
Con la vegetación exuberante de un verano húmedo, parece que las Peñas de Aya asoman en la jungla.

lunes, julio 23, 2018

Pala de Alcañiz (2 765)

Desde la cima de la pala de Alcañiz (o Bucuesa) con la mirada puesta hacia Escarra, Midi Ossau... Al fondo a la derecha se solapan Arriel y Palas.
El 18 de julio, la subida y la bajada por la vertiente de Ip fueron exigentes por los corredores de nieve que obligaban a usar los crampones con mucha fe.

jueves, julio 12, 2018

Trolio, calderón, flor de san Pallarí

Macizo de Trollius europaeus. Barranco de Yenefrito, Huesca, julio de 2018.

jueves, julio 05, 2018

Una mirada a las aguas tuertas


Aguas tuertas de Escalé, en el ascenso hacia Acué. 1 de julio de 2018. Fotografía de Patxi.
P.D.: Tuertas de tortus, torcido.

viernes, junio 29, 2018

Pista de bajada en Mallarruego

24 de junio de 2018.
Bajamos de Mallarruego pisando la nieve más de un kilómetro. Ante nosotros el panorama de los tresmiles como telón de fondo: Argualas, Garmo, Infiernos, Balaitús, Facha... Antes, más oscuras y menos visitadas, contemplamos las cimas de Catieras, Baldairán y Ferreras.

miércoles, junio 27, 2018

Corona de rey y botón de pobre


O Saxífraga  longifolia y Globularia vulgaris.
Ikebana oscense cerca de la cima de Mallarruego. 24-VII-2018.

miércoles, junio 20, 2018

Una fila de montañeros en el Valle de los Sarrios

Valle de los Sarrios, Pirineos (Huesca), 16 de junio de 2018.

lunes, junio 04, 2018

Ababol: entre las muchas maneras de llamar al tonto

Fotografía de Pilar.

"¡No me seas ababol florido!".
Quizá es la forma más hermosa que he conocido en España para que me llamen tonto.

viernes, junio 01, 2018

Después de la lluvia

Vista de Balerdi desde Putremalkorra, muy cerca de Subizelaigañe, Aralar de Navarra, 23 de mayo de 2018.

miércoles, mayo 30, 2018

Iruaundi (1064)

Desde Iruaundi, con la vista en Erga.
En el capítulo de montañas navarras poco conocidas, menos visitadas y más que dignas por su belleza, apunto Iruaundi (1064), una cresta caliza con vértice geodésico y buzón de seta oxidada, con  un acceso  hermoso por hayedo desde Goldaratz, Oderitz o Madotz.
(Puestos a recomendar, me parece que el primer verdor de las hayas hace un poco más alta esta montaña).
Si hubiera que catalogar la cima, hasta el 20 de mayo hubiera dicho que es perfecta y hasta emocionante para llevar niños con un final entre rocas con hitos. Desde ese día afirmo que es también apta para lactantes. Al llegar, Isabel, Pilar, Ángel y yo nos encontramos con una madre, con su bebé de dos meses mamando, y con el padre porteador.

P.D.: Quiero pensar que nosotros no hemos bajado de nivel, que ahora la nuevas generaciones y los padres son superpoderosos.

domingo, mayo 27, 2018

Perspicaz

Fotografía de Pilar.
"Me parece que se avecina una tormenta".

jueves, mayo 24, 2018

Verde tierno

La primavera fría aún conserva el primer verde de las hayas en el paraje de Otsoita, Aralar navarro, 16 de mayo de 2018.

martes, mayo 22, 2018

Carbonero muerto

Los pajarillos no deberían morir en primavera.

lunes, mayo 21, 2018

Ophrys lutea

Tiempo de orquídeas. Valle de Ollo, 13 de mayo.

jueves, mayo 03, 2018

La paloma de Igoin (459)


El buzón de Igoin (Guipúzcoa) tiene solo un ala tendida en una cresta mínima, preciosa (con robles y hayas, brezos y arándanos), apenas elevada sobre el cerco de pinos y eucaliptos. 29 de abril de 2018.

viernes, abril 27, 2018

Senda de zapatillas por la cara norte del Anboto

Salida de la cara norte a la cima del Anboto.
En algún momento no muy lejano aún, la gente en la montaña empezó a cambiar las varas por bastones telescópicos; las botas por zapatillas; las botas de vino por cantimploras con agua y, más adelante, por las bolsas con líquidos isotónicos; se pasó del reconocimiento del terreno, la memoria y el mapa de papel al gepeseísmo... Y, en fin, el 21 de abril no tendría haberme sorprendido en la cima del Anboto cuando alguien me preguntó por "el kilómetro vertical" para bajar.
Pilar, Ángel y yo habíamos ascendido sin saberlo por el kilómetro vertical, por  la cara norte, desde Arrazola, sin prestar atención a los signos del cambio... Calzábamos botas, en las mochilas cargábamos mudas, alimentos, cantimploras con agua y botellines de cerveza (que el almuerzo es el almuerzo: tautología gozosa). A nuestro lado había pasado en subida gente más bien agachada y con las manos en los muslos; en subida y bajada, todos menos uno calzaban zapatillas y vestían mochilas mínimas, o inexistentes, y poca ropa.
Pero a cada uno lo suyo: la senda está más visitada y marcada que nunca.

jueves, abril 26, 2018

Emergencia de perrechicos navarros

Ya están ahí, en los carasoles por encima de los 500 m de altitud. 19 de abril de 2018

lunes, abril 23, 2018

Primaveras

Terneras. (Fotografía de Pilar).

Son la nueva generación, jóvenes, pintonas y liberadas de la molestia de los cuernos; se amontonan cuerpo con cuerpo en lugares con poco espacio, parecen iguales porque miran igual (idéntica sombra de ojos), con los morros húmedos y brillosos, con un corte de pelo parecido y del mismo color, son vegetarianas...
Ay, ay y... ay.
Hoy pensaba en otras primavera, unas que vienen con anuncio: "Ya es primavera en ...".
2017

Y, como soy anacrónico, he vuelto a leer a Orwell, en la primavera de 1946: "Algunas reflexiones en torno al sapo común".

martes, abril 17, 2018

Cascadas de Ihurbain


La oportunidad de contemplar las cascadas de Ihurbain, o de San Donato (si se mira la proa de la montaña en lontananza) merece una excursión en exclusiva (desde Unanu o desde Uharte, Navarra).
Para Pilar, Ángel y para mí fueron el primer hito de una ruta de ascenso exigente e indirecta a Ihurbain el domingo 15 de abril. Hay varias excusas para tener en cuenta nuestro rodeo desde las cascadas: no llevábamos gepeese ni un mapa útil, el suelo estaba demasiado húmedo y no veíamos las trazas seguras. En vez de tomar la ruta directa en ascenso hacia la "grieta" de Ihurbain, nos metimos hacia el este en la ladera empinada del hayedo (parajes de Elketz y Urritzabal). Penamos para enlazar con la senda en una pedrera al pie de las peñas (hitos). Contorneamos hacia el oeste las peñas de Ihurbain y salimos con sensación de pioneros al corredor de ascenso final. En la segunda mitad de este corredor, dos resaltes merecen una discusión por el nivel adjudicado de dificultad. Patxi, que cumplió en solitario con la ascensión hace unos meses, me recomendó que optara por enfilar la ascensión hacia la izquierda. Con humedad sobre la caliza, garantizo un II o incluso un II+ .
La salida de la grieta queda muy cerca de la cima de Ihurbain. Desde allí se puede optar por el paseo con leve ascensión por el portaeronaves de San Donato, hasta la ermita y cima homónima.
Nosotros optamos por el almuerzo inmediato y el descenso de vuelta hacia Unanu cuando las nubes nos envolvieron.

viernes, abril 13, 2018

Malkorra, Aizkaizto, Aitzeta y Leizadi

Ascenso a Aizkaizto (927), el 2 de abril de 2018.
En el entorno sur del llamado "domo" de Ataun, en Guipúzcoa, algunas "montañitas" con menos de mil metros de altitud, sin senda ni buzón cimero, ofrecen la posibilidad de una ascensión con vistas preciosas. Recomiendo una ruta corta que sale del puerto de Urkillaga (con fuente) y alcanza Malkorra, Aizkaizto, Aitzeta y Leizadi (ya con buzón).
Se parte por la senda balizada de la GR 20.1 hasta abandonar pronto la parte más espesa del encinar bajo y descubrir los restos de un redil (fresnos y claros de pradera, a unos 650 m de altitud). Ahí se deja la senda que sigue hacia el este y se asciende(trazas de animales) en dirección noroeste, "rampa a través", primero por por pradera y encinas, luego; entre cimas, por rocas y hayas. Recomiendo regresar desde la cima de Leizadi o desde el collado de Agaotz a la ruta de la GR 20.1 para volver a Urkillaga. Más abajo de esa senda, el bosque se cierra con zarzas, tojos y espinos, y alguna zona de lapiaz termina de complicar los pasos a los bajadores más aventureros.

jueves, abril 12, 2018

Florecieron las hepáticas

En la Peña Echauri, Navarra (30-III-2018)

domingo, abril 01, 2018

Huevos de Pascua (y de mirlo)

En un arbusto de adelfa. San Sebastián, 29 de marzo de 2018.

sábado, marzo 31, 2018

Primavera en blanco y negro

Por el entorno de Larrazpil, Aralar, Navarra.
24 de marzo de 2018.

lunes, marzo 26, 2018

Electróloga

"Profesional que aplica cualquier tipo de corriente eléctrica al cuerpo para mejorar o eliminar imperfecciones de la piel y destruir el vello mediante un electrodo en forma de aguja".
Del Diccionario de Belleza de ¡Hola! Fashion.
Cosas que aprende uno.

lunes, marzo 19, 2018

Cualquier patio interior


Podría estar en La Coruña, en Atenas, en Montevideo, en Budapest... El patio interior está en silencio y he decidido poner esta música a todo volumen, que cante Nathaniel.
Nathaniel Rateliff & The Nigtht Sweats, S.O.B.

domingo, marzo 18, 2018

Las estaciones movedizas

Narcisos en flor.
El 17 de marzo de 2018, por la mañana, no era invierno en los hayedos cercanos a Alitzako Malkorra (Aralar, Navarra). Por la tarde, la primavera era un recuerdo al llegar a Astiz.

Fotografía de Pilar.

miércoles, marzo 14, 2018

Siri recita

Dice el refrán: "Reunión de pastores, oveja muerta".
Los profesores de una asignatura universitaria en España se reúnen el 9 de marzo para valorar los resultados de unas pruebas de lectura y ortografía. Uno de ellos anuncia que Siri recita poemas y refranes. Toma su dispositivo electrónico y dice:
"Siri, recita un refrán".
"Que cada palo aguante su vela", responde Siri.

martes, marzo 13, 2018

Fuera de senda en Peñas de Aya

Fotografía de Pilar.

Ascendimos por el corredor de Txurrumurru, el domingo 11 de marzo. A veces la pendiente de hierba se hacía tan empinada  que no costaba alargar el brazo y tocar el suelo.
Luego, ya de propina, subimos a Erroilbide.

sábado, marzo 10, 2018

Soledad 12

Confieso que no estoy (ni he estado) en facebook, twitter, google+, tagged, meetMe, badoo, instagram, pinterest o lo que quiera que se use ahora... Confieso que he decidido no poner esas mayúsculas a las redes como reconocimiento a su popularidad. Confieso, en fin, que tampoco estoy en whatsapp; sí, no estoy en ningún "grupo". (No sé qué opinarán de esto psicólogos y psiquiatras).
A menudo me piden explicaciones por no estar enredado. Me defiendo con que no soy un extremista ni un saltimbanqui arriesgado; que estoy al margen porque puedo, y puedo porque me dejan, porque cuento con la comprensión de las personas que me quieren así, casi envalentonado con mis defectos, dispuesto a la caída sin red. Es más, reconozco que he pensado en apuntarme (o como se diga) a muchas redes. ¡Ah! La tentación de una noche loca de conexión a las redes que dé un giro nuevo a mi soledad... Me dejaría llevar por los usos de la mayoría, inventaría mi personaje para el carnaval digital, como tantos usuarios, y mi avatar se sometería a la prueba de las visitas del like para superarme en todos los "campos" valiosos (más guapo de cara y más esbelto, con más tatuajes y estilismos; campeón de karaoke y algún arte marcial; polígloto e ingenioso; seguro que más feliz y con más reconocimiento que yo). Cantaría una versión de Desaparecido de Manu Chao: "Cuando me buscan nunca estoy/ Cuando me encuentran yo no soy".
Sé, por obra de Richard Yates, que hay al menos once tipos de soledad, pero con las redes sociales cuento otra más (como poco). Y aunque me dicen que gracias a las redes cada vez es más difícil estar aislado (y aunque no sé qué opinarán de esto psicólogos y siquiatras), pienso que gracias a las redes se puede estar aún más solo en el teatro virtual del mundo.
Acepto la prueba del abrazo: se quiere a las personas a las que se abrazó, se abraza o se puede abrazar. Hay gente que abraza los árboles, las farolas, las almohadas... Y millones de personas se suman cada día a los abrazos electrónicos. Entre vosotros, los enredados, muchos habéis evolucionado, os habéis adaptado al proceso de evolución tecnológica y ya contáis amigos sin carne ni halitosis, por todo el mundo. Abrazables en potencia, me diréis. (Inabarcables para mí). Cientos, miles, millones...; en Angola, en Vanuatu, en Argentina, en Tailandia, en Australia, en Rusia, en Eslovaquia, en Sudán...; personajes que no dan problemas. Me da calambre pensarlo, quizá porque soy un tipo primitivo  (seguro que en mi ADN el porcentaje neandertal supera el 4%) y necesito mis defectos, y los ajenos, como una prueba de realidad. Por eso, aunque he pensado en enredarme, en crear una imagen de mí mismo para dejar que ese yo virtual interactúe con otros virtuales (ahora me lo imagino como un perrillo feliz sin olfato en el parque, jugando con otros perrillos felices también sin olfato. Ya no se olisquean el ano, ¿para qué?) sigo ausente en las redes. Y no es porque me resulte escalofriante la experiencia de soledad íntima en compañía de la imagen virtual de uno mismo y de otros personajes. Todo es mucho más sencillo. Sigo desconectado porque invertiría mucho tiempo en personajes planos, ¡qué pereza!, y porque confío en las personas que conozco, esas que me permiten seguir sin redes.

P.D.: ¿Y qué haces en eresfea? Señalará alguien...  ¿Por qué mantener un blog abierto hace tantos años? Precisamente, porque lo abrí para personas que conocí hace años y lo mantengo para personas que conozco.



jueves, marzo 08, 2018

Caminos renovados

Entre Mako y Ernio. Fotografía de Patxi.
Una noche cae una nevada y al día siguiente el viejo camino se renueva, hay que empezar el mapa mental de nuevo.

martes, febrero 27, 2018

Las hayas en flor (de cencellada)

En la ladera de Belokigain (1 245), 24 de febrero de 2018.

miércoles, febrero 21, 2018

La cruz de Illaun (826)


Alguien se ha dedicado a minar la cruz de la cima de Illaun. Si no fuera por el hierro de su estructura, la cruz de hormigón habría caído.

viernes, febrero 16, 2018

Casa de dos plantas, sin ascensor, con chimenea y buenas vistas a más de media Guipúzcoa


Ubicada a 819 m de altitud, en la cima de Adarra.
(Sin ventanas, para que no entre mucha corriente ni el olor podrido que trae el viento norte desde  Hernani).

viernes, febrero 09, 2018

Ernio (1 078) con nieve

El domingo 4 de febrero, víspera de Santa Águeda, Ángel, Patxi y yo salimos de Bidania hacia el caserío Berazeaga, llegamos al collado cercano a Mako y, desde allí, alcanzamos la cima de Ernio. Almorzamos en el refugio cercano a la cima, bajamos hacia Zelatum y volvimos a Bidania por senda balizada.


Llegada al refugio tras el vía crucis.

Cuando se abrió el cielo.