viernes, julio 21, 2017

Arnales (3 002), por el collado de Pondielllos

Ibones de Pondiellos, desde el collado homónimo.
El martes 11 de julio (2017), Ángel y yo subimos desde la Casa de Piedra en el Balneario de Panticosa por la ruta normal que conduce a Garmo, Infiernos... Desde la Majada Alta agarramos el barranco hacia el collado de Pondiellos al margen de los hitos. Y escribo "agarramos" porque en buena parte de la ruta hubo que echar mano a la roca poder ascender. En el tramo de final de salida al collado, retomamos la ruta marcada y nos asomamos a uno de esos paisajes queridos de los Pirineos: los ibones de Pondiellos (un sueño para las miradas recalentadas de julio). Con menos nieve, ¡ay! de verano en verano...
Desde allí es muy fácil la subida a Arnales, el hermano pequeño de Garmo Negro e Infiernos, aunque hay que pelear con una corta pedrera que eludimos en la subida agarrándonos (otra vez) a la roca.
Almorzamos en el collado de Saretas y volvimos sobre nuestros pasos al collado de Pondiellos, para después bajar hacia el nordeste, hasta llegar por encima de la Majada Alta y tomar la ruta balizada (hitos) por los guardas de Bachimaña que conduce casi sin bajada hasta el ibón de Arnales y, después, con un tobogán mínimo, al tramo final de la cuesta del Fraile, ante el refugio de Bachimaña.

P.D.: Para cenar: crema de calabaza y pollo, tan ricamente.

Cima de Arnales, fotografiando el nacimiento de una nube ante Piedrafita, Gaurier... En el centro de la imagen, algo borroso en el horizonte se alza Cambalés.

martes, julio 18, 2017

Cambalés (2 965)

En la cima de Cambalés, con Frondellas y Balaitús a la vista.
Subida por la cresta, detrás quedan Facha, Punta Zarre, Llena Cantal, Infiernos...  
Último tramo de descenso hacia los ibones de la Facha. 


El jueves 13 de julio (2017), Ángel y yo salimos del refugio de Marcadau Wallon, ascendimos hasta el collado de la Facha y, desde allí, improvisamos una ruta intermedia y alternativa entre los hitos que señalan el ascenso a Cambalés pasando por la Peña de Aragón y los que marcan la ruta por un barranquillo intermedio entre el collado y los ibones de la Facha. Recomiendo vivamente a otros montañeros seguir los hitos (sean los que sean) en la aproximación al cuello de Aragón.
Cumplimos con la bonita ascensión en la arista del tramo final a Cambalés, asomándonos a los lagos de Cambalés y Opale. En la cima almorzamos sardinas en aceite. Bajamos hacia el refugio de Respomuso por el puerto de Azún, enlazando con la vía normal del barranco de Campoplano en los ibones de la Facha.

lunes, julio 17, 2017

sábado, julio 08, 2017

Palabresco: Que ya no queda nada que rascar

Supongo que el "Que ya no hay nada que rascar" (que implica cierto manejo de la cucharilla para el fondo del vaso del yogur, del flan, del arroz con leche, de las natillas, del helado...) suena cotidiano y maternal para muchos lamineros. La frase anuncia que no se conseguirá algo, que ya se ve algo imposible. Y el fútbol la ha adoptado. El "Que ya no queda nada que rascar" se escucha y se lee en los descensos anunciados de primera,  en los intentos vanos de remontada en eliminatorias a doble partido, cuando la afición realista empieza a abandonar el campo... Hay una noción de pérdida íntima en el que no quede nada que rascar, algo que ya no se puede recuperar con las uñas o con algún instrumento pequeño. Pero también algo compartido. Cuando alguien te dice "que ya no queda nada que rascar", quizá no lo sabes, pero estás en confianza, entre los tuyos.

viernes, julio 07, 2017

Un sol y sombra en Baztarla

El 2 de julio cerca de Baztarla, Leiza, Navarra.
Un día de nubes revueltas y temperatura cambiante hace que unos busquen el sol y otros la sombra en la frontera entre la pradera y el hayedo.
Quizá los menos montañeros, pero no poco montaraces, han pensado en otra cosa: coñac (sombra) y anís (sol). ¡Salud!