viernes, junio 09, 2006

Carteles



Hoy estoy de lo más productivo. Inspirado por la atención de Ander y el glamour de Andoni. A ellos debo estos carteles. Para verlos más grandes, ya se sabe, no hay más que hacer clic sobre la imagen.

8 comentarios:

Dogbert Jr. dijo...

La de los ninjas es seria candidata a remera.

Dogbert Jr. dijo...

La de los ninjas es seria candidata a remera.

Anónimo dijo...

En un ómnibus de Buenos Aires vi los mejores carteles de este último tiempo. Decían: "Si es amigo del guarda, no lo comprometa: compre el boleto." Y al lado: "No insista, la máquina reconoce monedas falsas." Decían mucho. Y daban risa.
Saludos,
NachoG

mr. shy dijo...

A mí de Buenos Aires me gustaba lo de "Esto no es un boleto" que ponía en los colectivos, haciendo una comparación de precios entre Brasil y no sé cuál país más. ¡Ah! Y siento ser extranjero y decir extintor en vez de matafuegos...

selosnos dijo...

Que bueno el del Colegio de San Isidoro! ¿que problema tenían con los pájaros?

eresfea dijo...

Selosnos, el problema no era del colegio. ¡Ay!
Petirrojos, bisbitas, gorriones, currucas, acentores, jilgueros, verdecillos y verderones, pinzones, trigueros, calandrías, totovías, pardillos, tórtolas, codornices, malvices, tordos, lavanderas, ruiseñores, golondrinas...
Escribe el mayor depredador de pajarillos que tendrás la oportunidad de conocer. Ahora, desde hace años, estoy en periodo de abstinencia, de recuperación... Pero no te engañes, sé quién soy (un depredador siempre hambriento). Y cada día que pasa lo anoto en mi diario, como otro más sin matar pajarillos (y comérmelos después).

gusiluz75 dijo...

Tengo la imagen de mi abuelo con el sombrero en la mano, abriendo la puerta de la casa de mi abuela y diciendo "¿Se puéeeeeeee?" todos los domingos por la tarde... según me hice mayor descubrí que el sombrero no iba vacío sino que iba como él decía "repletico de jala". Los festines domingueros de pajaritos fritos le recordaban a su tierra.

nachob dijo...

A mí me hicieron hacer una práctica de eso... ¡qué época! Se viene la segunda... o la tercera...