jueves, enero 15, 2009

Llevado por la obsesión

La de los latinajos dobles de muchos animales (Pica pica, Vulpes vulpes, Buteo buteo o Pollicipes pollicipes), la de leer de libros, la de escribir con mala baba (bufidos), la de seguir pensando a rebufo de algunas lecturas, o la obsesión compartida de unos cuantos amigos que leen.
En fin, hay un blog con mi redoble favorito: Bufo bufo, o sea, Rebufo.
La fotografía es de un día de vacío y plenitud, en el Refugio de Plaza Mulas, base del Aconcagua. La fotografía es de Lucía, mi amiga.

P.D.: Eresfea continuará, "y se quedarán los pájaros cantando".

8 comentarios:

pelopatrás dijo...

Jaaaaaaaaaaaaa, jaaaaaaaaaa, jaaaaaaaaaaa. Me parto contigo ;P

Y tan vacío que fue el día, sí. La plenitud llegó con la cena :D

Sergio dijo...

Pío pío.

iK dijo...

Qué críptico es Ud., pardiez. Que no es ni bueno ni malo, oiga.

eresfea dijo...

Sí, IK, es un decir y un no decir...

Al Nonino dijo...

Leyeremos doblemente, leyeremos doblemente.

iK dijo...

Ups, ah!, Juan Ramón Jiménez, ummm.

eresfea dijo...

Y el patio, y el pozo, y... Es una broma que tengo con algunos amigos para las despedidas, IK.

J. dijo...

Iremos a rebufo.