lunes, agosto 31, 2009

Adioses (2009)


Hay un lugar de la calle 21 de Septiembre, en el barrio de Pocitos, Montevideo, al que regreso una y otra vez. Ahí tomo el pulso al urbanismo local.
Y me entra una fe en los sólidos valores permanentes... (Véase el primer plano).

P.D.: La imagen es de este sábado invernal (29 de agosto), otro fin de semana al borde de los 30ºC.

11 comentarios:

eimb dijo...

Me quedo con el que espera en la esquina... ¿Qué espera? ¿Espera que definitivamente se dé un cambio? ¿O el próximo 121?

eresfea dijo...

Me temo que el muchacho tenía vocación de modelo. Me vio con la cámara y empezó a remolonear para ver si salía en el retrato...

J. dijo...

Me recuerda a los ochenta.

Anónimo dijo...

Pues tiene su encanto la calle...Transmite cierta tranquilidad, es una calle como de andar por casa. Eso sí, si vas con tacón de aguja, olvídate... te matas.
betttyboop

Sergio dijo...

Quien se atreva a pisar esos sólidos valores notará todo el peso de la permanencia, arrastrando los pies durante un buen rato.

Narrador audiovisual dijo...

No tienen pinta de ser valores de oso, por muy sólidos que sean.

IMANOL dijo...

El derrame cerebral de alguien

caravinagre dijo...

¿Vuelves al Norte? Déjate de valores sólidos y pásate a los gaseosos. Una pochada cambiará toda tu escala y criterios. jeje.

Ander dijo...

¿De verdad le tomaste el pulso?

eresfea dijo...

Todo por la ciencia, Ander.
Yo soy más de babarruna, caravinagre.
Algún mapache..., narrador audiovisual. Un animal salvaje, seguro.

Jose M. Aranda dijo...

Montevideo, estaba pensando si conoces a Javi Callejón, un gran amigo mío, pero de repente le he visto en uno de sus vídeos con Lola y contigo que estás preparando la comida, muy buena pinta por cierto!