martes, julio 13, 2010

Nubes y asomos


Hoy sólo pego las fotos de la salida del 29 y 30 de junio, mañana comentaré (poco).


Hay un lugar que nos parece siempre lejano: donde se forman las nubes. Se mira a los lejos, con el convencimiento de que las tormentas siempre vienen de otro sitio. Resulta complicado aceptar que una tormenta se puede levantar de nuestros pies y madurar sobre nosotros. (Los montañeros conocen esa sensación del piolet zumbando en sus manos o agitándose en la mochila cargado por la electricidad del ambiente, cuando el cielo deja de ser tan azul y el horizonte parece enturbiarse). Pero el 29 de julio caminamos en esa nube sin tormenta desde Candanchú hasta Lioviella, puntal noroeste Valle de los Sarrios, y desde allí bajamos por la plana Mistresa a Lizara, al sol.
El 30, la nube se disipó y nos asomamos de otra manera a las montañas calizas de Vernera (Puntal Alto de Napazal, Vernera y Bozo Vernera). Y Patxi, Pilar y yo miramos mucho hacia abajo.

2 comentarios:

iK dijo...

Pues a mí me toca subir un post sobre una travesía que un amigo a hecho por ahí* este pasado finde...

(*) Sarrios, Estanes... ¿?

eresfea dijo...

IK, el camino coincidió con el golpe primaveral (en verano) de los perrechicos de altura. Qué nerviossss.