jueves, agosto 17, 2006

Sensación térmica


En el invierno austral uruguayo (o sea: ahora), los informativos de televisión dan dos temperaturas: la clásica, en grados centígrados, y la sensación térmica, ¡también en grados centígrados! Y la gente comenta en el ascensor, en el hueco de la escalera, en el portal de casa, en el boliche, en el taxi... (en los colectivos no se comenta nada) a propósito del tiempo. Lo habitual. Pero lo curioso en Montevideo es que este comentario cita siempre la temperatura atribuida a la "sensación térmica".
Quizá porque son unos friolentos (frioleros, que no frío pausados) y un día de 10ºC o 12 ºC no sirve de excusa para el abrigo y el embozo de bufanda.
¡Ah, si hubieran hecho compañía al Varlam Shalamov (1907-1982) de Relatos de Kolyma!
"No se mostraba el termómetro a los trabajadores, era además completamente inútil. Había que salir con cualquier temperatura. Los más viejos se pasaban el termómetro, si hay neblina, hace cuarenta grados bajo cero; si respiramos sin mayor dificultad, pero el aire se exhala acompañado de ruido, quiere decir que hace menos de cuarenta y cinco; y si la respiración es ruidosa y está acompañada de una agitación visible, hace menos cincuenta."
Sí, Shalamov, otro de esos rusos para leer, que pasó 16 años en una islita siberiana, Kolyma, por respondón con el régimen soviético.

En la imagen gugueliana, los restos de un antiguo experto en sensaciones térmicas.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ponen incómodo las conversaciones sobre el tiempo. Siento que no hay nada para decir. Y más en los ascensores. Mirar a la otra persona es un insulto. O en los taxis, cuando uno va de copiloto. Es muy violento. Torcer el cuello y chocarse con la cara desfigurada del tachero. Y que mastique: "hss, heto tasí parrato." Me contengo. (¿Esto tipo hablará de lo mismo con todos los pasajeros?) (¿O sólo con los que tienen cara de boludo?)
NachoG

IMANOL dijo...

Bueno, casi es mejor que se comente la sensación térmica (siempre tan subjetiva: así Patxi puede tener un "frío que pela" y llevar su goretex xcr y foro pantera rosa con 18 Cº de sensación térmica, e Iñaki sudar a mares y resoplar como un búfalo)que no las cochinas temporas, que no valen ni pá tomar por c...

mr. shy dijo...

En Buenos Aires prestaban mucha más atención a la sensación térmica que a la temperatura real. Yo acogí sin dudar la costumbre.

Ander dijo...

Éste hombre fue a la Antártida por su propia voluntad, no como los de Kolyma, pero si quieres leer algunas de las páginas más frías de la historia, lee a Apsley Cherry-Garrard, compañero de expedición del capitán Scott: "El peor viaje del mundo". Con el libro deberían regalar una bufanda y un termo de café.

Anónimo dijo...

Nada como el frío uruguayo!!!.
Qué frío que pela!

eresfea dijo...

"El peor viaje del mundo" es magnífico por sus horrores gélidos, aunque un poco largo... Grito de guerra: ¡Todo por unos huevos de pingüino! (Que no se entere Peter).

Ander Izagirre dijo...

Sí que es largo, sí, pero yo lo leí tan akohonado, tan metido en el Polo Sur, que hasta la pesadez de tantas páginas me parecía fenomenal para sentir el lento avance de los moribundos.

Qué frasecita, pordió.

(Y si en Uruguay son frioleros, aquí somos unos exagerados del patín. Cada vez a más gente le parece indispensable el aire acondicionado ¡en Donosti! Como decían los guiñoles: "llega la nueva ola de calor, fenómeno antes conocido como 'verano'")

Anónimo dijo...

Sí tienes frío en Uruguay, o bien te abrígas, o te largas.
Gracias.

eresfea dijo...

Anónimo, el frío es quietud. Nunca paso frío.