lunes, junio 15, 2009

Bacías

Patxi, cramponero (que no arponero). Al fondo, entre otros, Argualas y Garmo Negro.

¿La costa griega o el ibón de Brazato? Ella es Pilar.

Rampa rampa final del Bacías.

Hay jornadas pirenaicas que hacen afición. El pasado sábado vivimos esa certeza y esa felicidad en tiempo real. Karmele, Pilar, Patxi y yo ascendimos a Bacías (2.760) desde Panticosa, un día soleado. Caminamos junto a los ibones, cresteamos, practicamos las caídas con piolet en los neveros... Un gustazo.

3 comentarios:

IMANOL dijo...

Vaya, pensaba que tendriaís más nievo.

iK dijo...

Cómo se nota la luz del verano, poco matizada, pero qué bien ilumina nuestros pasos.

eresfea dijo...

La nieve, Imanol, se ha derretido en las cumbres, pero permanece acumulada como nunca por estas fechas en los accesos a las montañas.
La luz, IK, ¡ay! la luz... Embriagadora. Suelo bromear/desvariar con un amigo con las metáforas posibles de la "luz".