lunes, noviembre 14, 2011

Sesgado


Ahí están, plantando cara al derrotismo. Eduardo Punset, clasificado como "optimista", reúne a seis optimistas en el XL Semanal del 13 de noviembre (ayer); aunque en la portada sólo se juntan con él tres, ¿por qué? ¿Porque el escritor y el cocinero son personajes de bulto y el cirujano no tenía tiempo para el posado?
Juan Carlos Navarro ("De las derrotas se aprende; de la crisis, también"), Pepe Reina ("Los que triunfan son los optimistas"), María Blasco ("La investigación hará un futuro mejor"), Pedro Cavadas ("El optimismo es la mejor opción"), Lorenzo Silva ("Es tiempo de crear, de reinventarnos") y Martín Berasategui ("La ilusión y la esperanza se cargan").

¿Es una broma?
-¿Por qué han elegido a "triunfadores" que tienen la vida "resuelta"? (Uso comillas para no alargarme hasta el infinito con los matices).
-Un divulgador científico, un jugador de baloncesto, un jugador de fútbol, una investigadora, un cirujano, un escritor y un cocinero: "ciencia, cultura y deporte". ¿Albañil, profesor, pescador, agricultor, peluquero, electricista...?
-Porque del color de fondo feliz (la vie en rose) sí que se han preocupado...
-¿Por qué han elegido entre los siete a tres que trabajan para la revista? ¿No había más optimistas a tiro?
-Y lo obvio: ¿por qué no preguntar en la cola del INEM, en la puerta de un hospital, en un tanatorio?

En El País se puede leer hoy lo que parece una respuesta con el "reportaje" de Martí Font titulado: "¿Cómo es posible que funcione el sistema si no hay consumidores?; y subtitulado: " La ensayista Barbara Ehrenreich ataca la trampa del pensamiento positivo.
Destaco este párrafo que, para mí, da en el clavo:
"Me irritó mucho esta filosofía, porque básicamente suponía que yo era responsable de mi enfermedad. Cuando empecé a investigar sobre el problema de los ejecutivos que perdían su empleo me di cuenta de que era lo mismo que con el cáncer: si te han despedido es porque no tienes un pensamiento positivo, les decían, y si no encuentras trabajo es porque no has visto lo que de positivo tiene esta oportunidad. Y sobre esto se ha creado una gigantesca industria que básicamente consiste en decir que uno puede conseguirlo todo si solo cambia su manera de pensar. Es simplemente cruel decirle a alguien que ha perdido su trabajo o a quien le han diagnosticado una enfermedad importante que debe trabajar en su actitud".

Y aquí estoy, trabajando "mi actitud"; porque me irrita la respuesta optimista que parece un envasado al vacío de lo que se considera éxito, porque tampoco me termina de convencer la crítica del texto de Martí Font con la señora Ehrenreich y "trampa" al frente cuando el "no" empieza a invadirlo todo (segunda mitad del "reportaje").


5 comentarios:

J. dijo...

¡Animoterapia!

mr. shy dijo...

Grande, Eresfea.

iK dijo...

Por un momento pensé que lo obvio no iba a resultar ser que, efectivamente, presentan a cuatro triunfadores en la portada de esa revista. Qué cachondos, los redactores.

Sergio dijo...

El vaso no está medio lleno o medio vacío. El vaso siempre está lleno, una mitad con aire y la otra mitad con agua (o vino).

imanol dijo...

Grande!!!!. No hay cosa que más enerve que un rico diciendole al pobre que siendo constante se triunfa en la vida o alguien sano con inquietudes naturistas achacando a una inefable "desarmonización" la causa de tus enfermedades...cuanto mal han hecho "filosofías" basura como las del libro "El Secreto".