miércoles, abril 12, 2006

Donde se guarda la muerte


Llevo un par de días bastante metido en el Hospital de San Sebastián. Entras y el tema de conversación es el de las enfermedades y su final ineludible: la muerte. Dentro del hospital todos somos enfermos manifiestos o disimulados. "Es cuestión de tiempo", me ha dicho un primo tercero y peluquero (rapador) vestido de blanco.
Sales del hospital y ni palabra.
Ahora que ya sé dónde ha quedado confinada la enfermedad y la muerte (que nadie se engañe, los cementerios son lugar de despedida, como las estaciones de tren), comprendo que lo mismo ocurre con la comunicación en la facultad de ídem (todo es comunicación), o con la economía para los marxistas (todo es economía), o con Iñaki Gabilondo y el PP (PP=Lado Oscuro de la Fuerza), o con las setas en octubre para mí.
Nos gusta simplificar, y al final mi primo tercero tendrá razón. ¡Pero cuántos octubres disfrutaré antes!

11 comentarios:

mr. shy dijo...

Vaya. Con lo que me gustan a mí los matices...

Ander dijo...

Escuché una conversación entre cinco o seis abuelos. Hablaban de dos hermanos y de sus nombres, intentaban distinguir quién era quién: "No, no, Nicolás es el que vive", explicaba uno. Releches, llega una edad en la que el mero hecho de estar vivo es el atributo diferenciador de una persona.

Espero que todo haya ido bien en el hospital.

Peter dijo...

Lo mejor de los hospitales es saludar a los enfermos. A mí me sale tocarles el pie un poco, como quien da la mano. Pruébalo: está muy bien.

duquito dijo...

Lo mejor del Hospital Británico de Montevideo es la torta dulce de zanahoria de la cafetería. A veces paso sólo para comer esa torta con un buen té con leche.
De enfermedades...mejor no hablo, tengo un master.
Felices Pascuas eresfea

Lou Membrillo, prima de Rogelio Membrillo dijo...

Nada más desalentador que estar en Villa Carmen, rodeada de gente que busca estar en un cementerio y la obligan a quedarse acá. El tema de conversación de las enfermeras no lo conozco porq apenas me da para pestañar cuando salgo a despejarme, igual lo huelo...

Ali dijo...

Lo mejor de los hospitales es ver la cara de la gente al salir, luego de su internacion.
Muy

Ali dijo...

Agrego:muy Felices Pascuas!!!

Anónimo dijo...

Eresfea, se me pasó llamarte para ver qué tal el cabeza de familia. Paciencia y muchos ánimos, su

selosnos dijo...

Ánimo con todo lo del hospital y a descansar en Semana Santa.

La flor es preciosa.

Dogbert Jr. dijo...

Lo importante, entonces, parece ser el no contaminarse de ellos ¿no?.

Ya estoy haciendo fuerzas desde Montevideo. Aguante.

Anónimo dijo...

Añadiría: los cementerios y las estaciones de tren son lugares de ETERNAS despedidas. Pretendemos decir "adiós", pero decimos "hasta luego". Por mucho tiempo, nos despedimos. Eternamente.
Ánimo, Eresfea.