sábado, noviembre 18, 2006

Un cuento con fécula


Hoy Imanol me ha enviado uno de esos mensajes que circulan por internet. Más que un cuento. Un salto de la tradición a la actualidad, y a la guasa, y todo agarrado a una palabra neutra: "aquello"

Un viejo musulmán irakí afincado en EE.UU. desde hace más de 40 años quiere plantar patatas en su jardín, pero arar la tierra es un trabajo enorme para él solo. Su único hijo, Ahmed, está estudiando en Francia. El viejo le manda un mail a su hijo explicándole el problema:
"Querido Ahmed:
Me siento mal porque no voy a poder plantar mi jardín con patatas este año. Estoy muy viejo para arar la tierra. Si tú estuvieras aquí, todos mis problemas desaparecerían. Sé que tú levantarías y removerías toda la tierra por mí.
Te quiere,
papá."
Pocos días después recibe un mail de su hijo:
"Querido padre:
Por todo lo que más quieras, no toques la tierra de ese jardín. Ahí es donde tengo escondido aquello.
Te quiere,
Ahmed".
A las 4 de la madrugada aparecen la policía local, agentes del FBI, de la CIA, los S.W.A.T., los RANGERS, los MARINES, Steven Seagal, Silvester Stallone y alguno más de élite, representantes del Pentágono que remueven toda la tierra del jardín buscando materiales para construir bombas, ántrax... lo que sea. No encuentran nada y se van.
Ese mismo día, el hombre recibe otro mail de su hijo:
"Querido padre:
Seguramente la tierra ya estará bien removida y lista
para plantar las patatas. Es lo mejor que pude hacer dadas las circunstancias.
Te quiere,
Ahmed".
P.D.: En la imagen, el lado oscuro de la patata. Basta con buscar patata en google...

5 comentarios:

Matute dijo...

Todo el mundo sabe que Ahmed guardaba una partida ilegal de fusiles de asalto para un grupo de extrema derecha norteamericano. Nada que ver con el terrorismo internacional de Al-Qaeda

Y encima no es fumador, lo que en EE.UU es sintoma de buen ciudadano.

Beni dijo...

A pesar del engaño de Ahmed, seguro que Chuck Norris hubiese encontrado "aquello" y "lo otro".

Además, hubiese vuelto a dejar la tierra tal y como estaba, porque os recuerdo que mientras rodaba Walker: Texas Ranger, Chuck Norris resucitó a un corderito que había nacido muerto frotando prolongadamente su barba contra la criatura. Poco después de que el animal volviera a la vida, Chuck Norris le dio una patada giratoria delante de todo el mundo, rompiéndole el cuello, para recordar a la multitud que lo que Chuck nos da, Chuck nos lo quita.

¿Qué puedes esperar de un tipo como Chuck? Si en una ocasión se comió una tarta entera antes de que sus amigos pudieran decirle que había una stripper dentro...

Un saludo!

J. dijo...

Antes de entrar el concepto de "aquello", deberíamos analizar el significado de la palabra Patata.

mr. shy dijo...

Venga, Eresfea, seguro que te quitaste la camiseta, viajaste a Nantucket ande el jardín del viejo ése y, por echarte la foto al lado de la tierra labrada, colaboraste con los marines.
Agroblog a muerte, chaval, agrohistorias.

anonetoy dijo...

Deberías haber puesto la foto del señor cara de patata de Toy Story. Con la foto que pusiste estás frito.