jueves, octubre 11, 2007

He disfrutado con Ronda nocturna, de Mijaíl Kuráyev (Leningrado, 1939). Ofrece un punto de vista peculiar del sistema comunista en la URSS: el de uno de esos guardianes que, pasado el tiempo, mira hacia atrás y dedica toda una noche a la charleta, al relato de su anecdotario como represor, a sus dudas, al canto de los ruiseñores... Todo se sucede en una Leningrado de memoria, en una sucesión de noches blancas pretéritas.
Es uno de esos libros publicado cuando se abrió la mano de la censura en la URSS, en 1988. Hoy, probablemente, Kuráyev pase sin demasiada gloria en Rusia. Es, como otros de su tiempo (Dovlátov, Petrushévskaia, Makanin...), un anacronismo.
Y me encantan los anacronismos rusos.
Espero con ganas las dos próximas novelas de Kuráyev que anuncia la editorial Acantilado.

P.D.: Para los más vagos en la lectura, Ronda nocturna tiene 111 páginas y la letra no es diminuta.

3 comentarios:

Cecilia dijo...

Podrías hacer un listado de libros interesantes para leer, además de éste por supuesto.
Gracias,

Al Nonino dijo...

¿Algún comentario del nobel Lessing...?

eresfea dijo...

Me había agunatado hasta ahora, al nonino. Soy antilessing. Bueno, en realidad no llego a tanto, pero no es autora de mi agrado. Nunca he comprado un libro de Lessing. Leí dos y me dejarón así como que ni fu ni fa.