martes, febrero 09, 2010

Cara sur de Lenito


Fue el pasado miércoles. Patxi, Asun y yo íbamos a subir el Castillo de Acher, pero el último tramo de la carretera en Oza estaba congelado. Así que aparcamos junto al centro de interpretación de la naturaleza previo a la Boca del Infierno y exploramos la vía sur de Lenito. La ascensión fue esforzada por la nieve abundante y suelta. En el camino vimos la huella del oso. Por cierto, Neré, ¡a ver si nos aclaramos con el concepto de hibernación! ¿eh?
Alcanzamos el collado bajo de Lenito y emprendimos el tramo final del ascenso con una nieve caldosa en la superficie, pero congelada a pocos centímetros. Hubo un momento en el que los crampones eran tan imprescindibles como inútiles. Fue el momento de dar la vuelta.
Volveremos.

P.D.: En la fotografía de Asun, Patxi en su mejor versión de D. Francisco. ¿A que las rocas calizas parecen cartón piedra?

2 comentarios:

iK (Iñaki Munain) dijo...

Más vale un renuncio en una cumbre exigente, que un éxito sin mucho esfuerzo. Y por el Norte, el Lenito es aun más bonito.

Mariana Gugelmeier dijo...

Estimado amigo: ya estoy entrenando escalar en la nieve. Hay 20 grados bajo cero aqui en Huntingdon, Pennsylvania. Entreno tambien en el gimnasio. Llegara el dia en que subire cimas en Espana, lo prometo. Pero ya en Mayo voy a escalar en Quito. Enviare fotos. Un abrazo.