lunes, mayo 03, 2010

Muerte de una curruca, causa de arcén (Camino de Santiago 2010)

Es la agonía de una curruca capirotada.
Cuento muchos pajarillos muertos en los arcenes de las carreteras del Camino: lavanderas, pinzones, petirrojos, currucas, zorzales... El 10 de abril, el atropello sucedió delante de mis narices, en la N-634.
No hay grandes discursos de arcén entre los ecologistas, aunque sea una causa kilométrica y cercana. A pesar de causas como la del lince (El lince Ramón de Kiko Veneno:
"Un día de mayo con su Seat Rayo/
va a ver a su novia el conductor Don Ramón/
Pa Matalascañas iba dando caña/
y en ese momento se cruza el lince Ramón"), en nuestras carreteras mueren más bichos pequeños que grandes y, sobre todo, los arcenes carecen de la anchura y el exotismo de lo lejano. No se pueden comparar estos avatares de asfalto y grava con los sucedidos en los territorios desparramados de la selva amazónica o del Congo, o con lo que pasa entre crujidos de hielos árticos... Además, qué es una curruca capirotada muriendo en tierra de nadie ante la agonía del jaguar, de los gorilas de las montañas o del narval.

Pero hay una pena pequeña ahí.

video

7 comentarios:

Ander dijo...

Qué triste. Todos los animales pequeños.

Leire dijo...

¡Pobre curruca! Es cruel una muerte así. Me recuerda a los polluelos que a veces encuentro estampados contra la acera porque se han caído/los han tirado del nido...

Anónimo dijo...

Ay, duele esa respiración.
Bea

eresfea dijo...

Sí, Ander,esa novela viene una y otra vez a la memoria en los arcenes...

mòmo dijo...

¿El que dice Ander es el libro de Herriot? Al intentar respirar con la curruca, es la frase que se me venía en mente (una mezcla de los dos títulos de Herriot): Todas las cosas pequeñas y hermosas.

eresfea dijo...

Mòmo, es de Walker Hamilton. Lo tienes aquí: http://www.tusquetseditores.com/titulos/andanzas-todos-los-animales-pequenos

Anónimo dijo...

Pensaba: qué cruel colgar el vídeo de cómo muere la curruca.

Me gusta cómo escribes, tu visión de las cosas, el que te guste pasear por los montes buscando níscalos o simplemente te subas a una montaña para pensar que nunca gusta tanto la bajada.
Y de repente, cuando veo el vídeo de la curruca me atropella su agonía.
Para qué le di al play!
Yo, que no quiero ni ver cómo muere un caracol.

Pienso: viendo el vídeo, te das cuenta de lo doloroso que resulta ver cómo deja de respirar un inocente.
INOCENTE: véanse las definiciones de la RAE:
1. adj. Libre de culpa.
2. adj. Cándido, sin malicia, fácil de engañar.
3. adj. Que no daña, que no es nocivo.

Pues eso...