miércoles, agosto 11, 2010

Pahor

Termino de leer Necrópolis (Anagrama, 2010) de Boris Pahor, esloveno trentino nacido en 1913. La edición está muy bien prologada por Claudio Magris, así que poco queda por añadir...
Es el testimonio de la memoria de alguien que padeció el sufrimiento extremo de los Lager.
Dicen que no es posible comunicar con la literatura el sufrimiento. Yo creo que sí (y no es una expresión de fe). Esta mañana terminaba Necrópolis emocionado. Sin duda, no puedo comprender aquel sufrimiento, pero hay un acercamiento. Y asomarse al sufrimiento ajeno, tratar de ponerse en el lugar del otro, para mí, es uno de los principales rasgos de la humanidad. Por eso estoy tan agradecido a Pahor.

8 comentarios:

iK dijo...

Los eslovenos son un pueblo duro, quizá la historia los ha hecho así.

J. dijo...

Apuntado. Por cierto, leo "Los buenos deseos" de Yiyun Lee, espléndido ( de amor, amor). Muchísimas gracias. Recien acabado "Pájaros de América", de Lorrie Moore, ¿lo has leído? Creo que me ha gustado bastante. Todavía lo estoy digiriendo.

eresfea dijo...

Leí los "Pájaros...", j. ¡Menudos pájaros!, ¿eh? Busquedas de amor, generalmente fuera de lugar... El mejor libro de relatos de Moore.

Natilla dijo...

Hola Eresfea cómo estás? Sabes que hace tiempo que no leo libros de la literatura del holocausto, pero tengo ganas de retomar el tema. Acá en Chile unos polacos hicieron una exposición histórica cultural y es interesante ver el punto de vista de otros países que también sufrieron ese horror. Un abrazo, que andes bien.

eresfea dijo...

¡Natilla! Qué gusto leerte. Te escribo desde tu patria, ya ves qué viajeros estamos...
Un abrazo.

Javier Aranguren Aranguren dijo...

Buen tema , "el sentido del sufrimiento". No conocía el libro, lo apunto. Te recomiendo, seguro lo conoces, el libro clave para leer sobre este tema. "El hombre en busca de sentido" de Viktor Frankl.
Un abrazo.

J. dijo...

Yiyun Li, qui dicir. Tengo Necrópolis en las manos. Te contaré.

Yeled dijo...

pues si... la empatía forma parte de algunos humanos... de algunos otros nosé yo... supongo que la mayoría... un abrazo