viernes, agosto 06, 2010

Redes

De vez en cuando veo Redes, el programa de divulgación científica que conduce el señor Punset en La 2 de Televisión Española. Disfruto con el entusiasmo (y hasta el cariño) que pone el señor Punset. La semana pasada repitieron un capítulo (es verano) y Punset entrevistaba a un señor con aspecto de haber vivido bastante (no recuerdo su nombre) que insistía en la necesidad de una educación universitaria en la que los docentes se preocupen de formar personas más allá de la transmisión de conocimientos, y que para eso, decía, tienen que implicarse y decir qué está bien y qué está mal. El científico entrevistado ponía mucho énfasis en la libertad humana (para elegir), y del drama que supone elegir. Cuando se elige, uno se puede equivocar; de hecho, en este episodio de Redes parecía claro que casi nunca se elige la mejor opción.
La solución: cuando elijas, no te agobies por elegir lo mejor (que eso genera frustración); mejor, persuádete de que tienes que llevar hasta el final tu elección, saca el mejor partido de tu elección.
Esto de la persuasión ya se lo había leído a Magris. Y reconozco que me dio un poco de mareo, como en la imagen de alguien que se contempla en un espejo que es reflejo de otro espejo, que… Y así hasta perderse. Fue un mareo breve, de persuadidos con tendencia al infinito, en el que imaginé a Punset y al señor vivido (lo escribo sin ironía, con aprecio) persuadidos, a su vez, de su elección en esa entrevista.
Pero rápidamente me sacudí esa martingala.
Lo que más disfruté del programa (que quizá podáis ver tripitido en La 2 en otoño) fue cuando hablaron de los arrepentimientos. Han estudiado los arrepentimientos para concluir: cuando uno es viejo, decían, hace memoria y se lamenta de lo que no hizo; cuando uno es más joven, mira más al presente y se lamenta de lo que ha hecho mal hace poco.

2 comentarios:

iK dijo...

formar personas
formar personas
formar personas
...
formar personas

Pd. Genial la imitación que hacen de Punset en "Julia en la Onda" (Onda Cero).

J. dijo...

- Después de todo, habrá que arrepentirse antes de elegir.
- Un amigo me pasó este fragmento de un libro de Magris:

La persuasión es la posesión de la propia vida y de la propia persona, la capacidad de vivir a fondo el instante sin la maniática angustia de quemarlo pronto, de atraparlo y utilizarlo con vistas a un futuro que llegue cuanto antes y por tanto destruirlo a la espera de que la vida, toda la vida, pase velozmente…

Quien no está persuadido consume su persona en la espera de un resultado que siempre está por llegar, que no existe nunca…


- He leído "América, América", de Canin: espléndido.