jueves, febrero 16, 2017

Corredor Bocamina

Bosquete de robles, ya fuera de camino balizado, ante la proa oeste de Txurrumurru.
(El título no se refiere a ningún atleta).
El 11 de febrero de 2017, en el entorno guipuzcoano de Peñas de Aya, fuera de senda, pero con algún rastro y aprovechando el bajón invernal de la maleza, subimos a Hirumugarrieta (809) sin correr, pero por un corredor.
Sea cual sea la cima que se elija en Peñas de Aya, la sensación montañera se eleva por encima de altitudes, y el corredor Bocamina extrema esa sensación por una ruta que ofrece un paraje solitario, pendientes exigentes y un entorno maravilloso entre peñas.
Desde Arditurri pasamos por Unaileku y alcanzamos la senda balizada que enlaza Aritxulegi con el aparcamiento del Castillo del Inglés (o viceversa), caminamos en dirección Aritxulegi por esa senda hasta llegar al barranco que en que desagua el arroyo estacional de la pequeña cuenca formada por Hirumugarrieta y Txurrumurru.
Empezamos a subir el corredor manteniendo el arroyo a la derecha de nuestros pasos, el rastro de las ovejas era más o menos evidente (unas huellas aquí, unas cagarrutas allá), dejamos atrás algunos robles, pasamos dos zonas que precisan apoyar las manos, y salimos a la altura por donde se puede bajar o subir (al norte) a la punta Rekarte por un pequeño barranco con algunos pinos. Un poco más arriba, ya por pradera, sin arroyo, con poca roca y ante el paredón de Txurrumurru, el corredor enfila hacia la izquierda (este) con collado a la vista y se deja a la derecha (sur) la posibilidad de ascenso al corredor Txurrumurru.
La ascensión es empinada, pero zigzagueamos un poco y salimos sin mayor dificultad que el esfuerzo al collado previo a la ascensión elegida, al norte: Hirumugarrieta. Tras la cima, repostamos un trago de agua en la fuente de la parte superior de la cueva de Juncal y, desde allí, descendimos por la ruta de la punta Rekarte, de nuevo hasta el camino que discurre a media altura por la cara oeste de Peñas de Aya. Lo abandonamos pronto para seguir la opción más directa de bajada a Arditurri por la ladera (balizada de blanquiverde) y volver sobre nuestros pasos hasta el aparcamiento de Arditurri.