lunes, enero 14, 2008

Crónicas de un Camino IV. “Tú no estabas borracha”.

Día 2 de enero, Villafranca del Bierzo, bar (del) Juan.
-Tú no estabas borracha, pero yo sí...
(Él es el camarero; ella, la clienta. La barra los separa. Hablan del tiempo que los dos pasaron después durmiendo, la borrachera es un mérito, el número de horas que durmieron después, también).
Luego se explican el consumo alcohólico:
-Primero cañas..., y luego siempre Malibú.
-Bueno... Malibú, por mucho que bebas, no te da... castaña.
Él es un joven veinteañero con pinta de flautista, pero sin flauta. Ella está más cerca de los treinta, y tiene el pelo color vasco (oséase, teñido hacia el rojo).

P.D.: Debería haber añadido en la croniquilla anterior que en Villafranca se vende la casa de Gil y Carrasco. ¿Pero quién sabe hoy quién era Gil y Carrasco, además de Bea?

6 comentarios:

Henry dijo...

Pues si: el autor de "El señor de Bembibre"

IMANOL dijo...

El Malibú con piña está muy bueno y se bebe tan fácil que tiene mucho peligro. El flautista sin flauta, no será un agente secreto?

Al Nonino dijo...

¿Todavía existen los flautistas?

Ander Izagirre dijo...

Sé quién es Gil y quién es Carrasco, pero los dos juntos...

Y es obvio que el flautista tenía flauta.

J. dijo...

Inmensa la crónica... "el pelo color vasco"

Me dejas malibulizado.

eresfea dijo...

Gracias, Henry. También fue poeta y hasta periodista. La novela que citas fue la favorita de más de uno en otro tiempo...