jueves, mayo 22, 2008

Bisaurín (pasado y futuro)




Subí con mi padre un día de verano. Sol.
Subí con Fefi un día de verano. Nubes.
Patxi y yo renunciamos a subir un día de invierno. Nieve y viento gélido.
Dentro de ocho días subirá un grupo de montañeros comandado por Patxi, ese sherpa del paisaje guipuzcoano.

Mi ánimo, desde lejos. Especialmente para Javi, que renunció a subir el día de verano con nubes.

5 comentarios:

Walrus dijo...

Vengo a decir que vengo.

El otro yo dijo...

Así, como se ve en las imágenes, parece que en verano fluye el ascenso y en invierno cuesta.

Anónimo dijo...

Además de lirios, yo también encontré allí Edelweis al final de un verano.

eresfea dijo...

El otro yo: el frío paraliza, y la niebla impide la visibilidad.
Anónimo: muy interesante. El lugar donde más edelweis he visto es en Ordesa, en el tramo que asciende a la izquierda de la Cola de Caballo, donde se separan los caminos que van a Góriz (uno) y a la Senda de los Cazadores (el otro).

Coppelia dijo...

Las imágenes me dan nostalgia. Mucha nostalgia.