martes, octubre 05, 2010

Pirineos calizos: Lenito

Asun, Lourdes, Pilar y yo ascendimos el sábado a Lenito (2.339) por su cara sur (una vía que se nos resistió el pasado invierno).
Salimos un poco más adelante del cruce que marca el desvío a Gabardito en la carretera que se adentra en la Selva de Oza (950). O un poco antes del centro de interpretación del "megalitismo". El camino se hace incómodo, tal vez por el calor del viento sur entre los pinares, o por esa sensación de pista abandonada... Pero da un descansillo entre campas y hayedos. A partir de ahí la senda, más montañera, sube con la meta evidente del collado bajo de Lenito (1.716).

Desde el collado no hay pérdida: los hitos marcan la ruta siempre al norte, y disfrutamos del fuerte viento sur en nuestras espaldas. La pendiente se puede ver dibujada en las curvas de nivel de los mapas, en la práctica se apoyan las manos en algunos pasos calizos. Fácil en seco.

La subida tiene algo de tobogán en el tramo previo al collado de Lenito (2.197) con la Forca a la izquierda (oeste) y Lenito a la derecha (este). Poco más de tres horas de ascensión.
En la cima, al socaire, cocinamos las setas recogidas en la subida (rovellones, algunos champiñones, la primera lepiota de la temporada, algunos bejines...). Las comemos con huevos fritos, chorizo y queso. Todo remojado con la ayuda de nuestro isostar favorito: el Colegiata 2009, ¡ese tinto!

Aquí está Asun resistiendo el ventarrón en una de las puntas de Lenito.

Y la bajada nos deja asombrados...
Volvemos por la ladera norte, se bajan tres "escalones" preciosos hasta llegar en dos horas y media al Camping de la Selva de Oza (1.140). Una vez en el asfalto, Pilar para una camioneta y la bajan más allá de la Boca del Infierno (cinco kilómetros) para volver en su coche y recogernos a los demás. (¡Or-ga-ni-za-ción!).

3 comentarios:

Sergio dijo...

Entre el "Isostar" y las "barritas energéticas" que encontráis por el suelo, dais una envidia que no veas.

iK dijo...

Muy majo, el Lenito. Pero más agradecido con nieve. Cuando esta primavera fuimos con los niños a Siresa, hicimos la travesía de la Calzada Romana sobre la Boca del Infierno. Mi querido amigo AG equivocó el sendero y se llevó a niños y mujeres... ¡a la ruta del Lenito!. Y me dice: "claro, claro, la Calzada... estaba lleno de piedras". Suerte que alguno tenía algo de cobertura, porque de lo contrario te los habrías encontrado durante la subida: Una Arcadia bajo el Lenito.

eresfea dijo...

Todo llegará, Sergio, todo llegará.

Precioso escenario, IK. Tengo pendiente una travesía de Linza a la Boca del Infierno, pasando por Forca y Rincón de Alanos...