jueves, noviembre 11, 2010

Bobo

Una de las dos jóvenes sentadas en el banco pregunta (con trato de usted) la hora a un caminante, un cuarentón de alopecia cicatrizada. Él, en vez de darle la hora, se señala el pecho con las dos manos y dice con sonrisa delicuescente: "No me importa que me digas de usted, pero eres la primera que me lo dice".
(Pamplona, 29-9-2010).

4 comentarios:

Ander dijo...

Boboncio.

Anónimo dijo...

¿Escuchaste qué dijeron ellas cuando se fue?
Rellene (usted) la línea de puntos:
a) "Vaya tío ..."
b) "Hay que ser ..."
No quiero ponerme en lo peor y pensar que sonrieron sin más.
Ay, qué intriga.
Bea

Merelo dijo...

Canchero.
P.D.: Tuve que buscar "delicuescente" en el RAE.

iK dijo...

Mira que era bobo que te has quedado pasmao y no subes más entradas...