viernes, diciembre 31, 2010

Gamuetas

El 29 de diciembre en una especie de operación comando, Asun, Karmele, Jesús y yo nos fuimos a Pirineos. Dejamos el coche en Linza, resistimos la tentación argentina en el refugio (porque no entramos…) y subimos por la vía clásica (paso del Caballo, Paso del Oso) a Chinebral de Gamueta (2.329). Desde allí “gamueteamos”: Pico de la Foya de Gamueta (2.308) y Gorreta de los Gabachos (2.296). No voy a dar detalles útiles de la jornada. Bastante tengo con elegir entre un montón de imágenes para escribir cuatro pies de fotografía.

1. Cuando los vascos comemos, además, hablamos sin empacho de comidas pasadas. Nos embarga la emoción aún con la boca llena y rememoramos con los ojos en blanco otras pitanzas e incluso proyectamos las futuras… ¡Y no es gula! Es la suspensión del tiempo propia de la la eternidad (Pina me comprenderá; si Borges hubiera sido vasco, el aleph bien podría ser una croqueta de hongos). Con la mirada en el horizonte, comprendía que en la montaña ocurre algo parecido. Miraba las montañas del horizonte y recordaba otras ascensiones a ese Bisaurín (sobre todo, ésta), la subida primaveral con nieve a Agüerri, ese día de surazo otoñal en Lenito… Y flotaba al borde del acantilado trazando las subidas futuras al Rincón de Alanos o a la Llana de la Garganta.


2. La victoria es de Asun.


3. La luz, J lo sabe bien, conspira en las fotografías. Pero en ese instante yo no estaba pendiente de la luz, disfrutaba enajenado subiendo por la nieve perfecta. La gozada era pisar con las botas rígidas y auparse cómodamente. Ese tipo de pisada me hace pensar, sin motivo muy lógico, en turrón bajo mis pies.


4. Este pie de fotografía viene sin imagen. Porque no hay imagen que haga justicia al paisaje de los Alanos con la última luz del 29 de diciembre de 2010 desde la ladera del Chinebral. A ver, haberla hayla, pero no llega a lo que veíamos.

P.D.: Acompañó hasta el vino, Altos de Tamarón (crianza 2006).

2 comentarios:

iK dijo...

Otra preciosa entrada más para tu valiosa colección. Envidia de esas últimas luces...

Luciana dijo...

Un gusto volver a leerte. Dan ganas de subir contigo. Ojalá un día te acompañe.
pd. que sepas que me estoy entrenando en los Andes.