sábado, agosto 04, 2012

Llena Cantal (2.956)

Cima de Llena Cantal ante Piedrafita. 
Hace tiempo que tenía ganas de subir a Llena Cantal. Hace unos años me quedé "en puertas" y terminé en Tebarray. Este año, la pirámide más llamativa a la vista desde desde Respumoso nos ofreció a LourdesPilarÁlvaroÁngelImanol y a mí un día para recordar: 30 de julio.
El ascenso empieza con el sube y baja del entorno del refugio de Respumoso (inevitable). Luego gana altura por la GR11 con dirección a Panticosa. Una vez pasado el ibón de Llena Cantal, hay que subir un poco más, hasta que se supera un primer resalte. Una vez pasado ese "muro", se toma hacia la izquierda y se siguen los hitos y las marcas de pintura que guían hacia la cima. Es mucho más fácil de lo que parece y la sorpresa de dos ibones entretiene la ascensión. El tramo final, empinado, con una casi chimenea, alegra la ascensión con el uso de las manos. Y así se alcanza una cima aérea, con vistas preciosas de Balaitús, Facha, Gaurier, Zarre... En Llena Cantal se puede medir la soledad: 44 metros. Los que faltan para alcanzar los 3.000 y que convierten esta cima en una montaña tranquila, apartada, más allá de la atracción tresmilesca.




Imágenes pequeñas que crecen con un "clic" sobre ellas:
1. Campo Plano, Llena Cantal y Piedrafita: gris mañanero. (Fotografía de Ángel).
2. ¿Spiderman en el tramo final de Llena Cantal? (Fotografía de Ángel).
3. Satisfacción en la cima.
4. Posados.
5. Choque de locomotoras.
6. Descenso.

Descendimos por el mismo camino y nos dimos el gustazo de un baño en el ibón de Llena Cantal. Y al anochecer nos quedamos embobados con la estampa de la Llena Cantal y Cía. (Campo Plano, a la izquierda; Piedrafita, Marmoleras y Tebarray, a la derecha).

Fotografía de Ángel.

1 comentario:

Iñaki Munain dijo...

Qué gozada de ascensión, y cuánta razón en lo de los 44 metros dichosos.