lunes, marzo 06, 2006

Dos momentos de perfección




Ya no estamos en Pest, tampoco en Buda; el río es marrón; hace un frío espantoso… Pero somos los dueños.

Natacha y Lissa, la mujer y la gata. Esto es Siberia.
No soy dueño de nada.

A veces veo fotografías que tomé y me dan ganas de recapitular, de escribir epitafios.

5 comentarios:

gusiluz75 dijo...

Doy fe, doy fe... de lo del frío en budapest (ponle ritmo de rumba).

pelopatrás dijo...

Debajo de esos pelos de loca juraría que hay una cara conocida... Me encantaría ver de nuevo esas fotos. Urge organizar un akelarre :)

Gran viaje aquel... :)

gusiluz75 dijo...

Yo esa foto no la había visto.
Si queréis Akelarre en Murcia mi "espacio habitable" está dispuesto. Tengo dos camas de 90 y un sofá-cama de 1,25. Eso sí, si abres el sofá, la cama de 90 de debajo de la otra de 90, pasa al pasillo y de esta manera, cada vez que queráis ir al baño, tenéis que pasar por encima de la cama se quiera o no... uf...qué complicado.
Miguel, ¿tienes libre el viernes para comer con dos vitorianas y un cartagenero?
Viene Bea. Qué bien.

eresfea dijo...

Voy a dedicar el blog a las citas... Jo, qué desparpajo.
Miedo me da lo del juego de camas. Seguro que nadie sale sin una espinilla herida.

gusiluz75 dijo...

Vale, vale, siento quedar con Miguel en tu blog pero es que ando demasiado atareada... prometo fotos del cameo...me voy a dar clase.