lunes, marzo 06, 2006

Releíbles (1): El amor


Sí, el 1 entre paréntesis es una amenaza. He decidido arrancar con una serie. A ver qué pasa.

Estoy releyendo Las partículas elementales. Para mí, la última gran novela del siglo XX. La bomba que estalló el francés Michel Houellebecq en 1998. Uno de esos libros que releo. Es terrible, y no recomiendo su lectura a los más impresionables, ni siquiera recomiendo su lectura a los menos impresionables.
Siempre envidiaré a Houellebecq este párrafo:
“Esta mujer había tenido una infancia terrible, trabajando en una granja desde los siete años entre semibrutos alcohólicos. Su adolescencia fue demasiado breve para que pudiera acordarse. Tras la muerte de su marido trabajó en una fábrica para sacar adelante a sus cuatro hijos; en pleno invierno iba a buscar agua al patio para que toda la familia se lavara. Con más de sesenta años, recién jubilada, accedió a ocuparse otra vez de un niño, el hijo de su hijo. A él tampoco le había faltado de nada, ni ropa, ni buenas comidas los domingos, ni amor. Ella le había dado todo eso. Un examen mínimamente exhaustivo de la humanidad debe tener en cuenta necesariamente este tipo de fenómenos. En la historia siempre han existido seres humanos así. Seres humanos que trabajaron toda su vida, y que trabajaron mucho, sólo por amor y entrega; que dieron literalmente su vida a los demás con un espíritu de amor y de entrega; que sin embargo no lo consideraban un sacrificio; que en realidad no concebían otro modo de vida más que el de dar su vida a los demás con un espíritu de entrega y de amor. En la práctica, estos seres humanos casi siempre han sido mujeres.”
Michel Houellebecq. Las partículas elementales, Compactos Anagrama, 6ª edición, 2006, pág. 92.

Podría hablar horas acerca de este párrafo, podría escribir mucho… Pero ya está. Sólo queda dar las gracias. A ellas.

7 comentarios:

H. dijo...

Sí. Hay veces que más vale callarse.

selosnos dijo...

"A ellas", bonita dedicatoria.

Nahum dijo...

Hoy, día de la mujer trabajadora, eresfea homenajea...

¡Oportunista!

eresfea dijo...

Nahum, qué ganas de polémica. La entrada no es del 8 de marzo. Y sí, ya sabes que lo del "día" la mujer trabajadora me parece una tontería como lo de la "cuota". El 8 de marzo es grande porque cumple años el gran Jorge Del Río (en la orilla sur del Ebro, para dar más detalles).

Anónimo dijo...

En vez de celebrar este día lo que tenian que hacer es subirnos el sueldo o poner un horario decente: de 8.00 a 17.00 con una hora para comer.

Anónimo dijo...

Mil gracias por la cita: ¡vale un Perú!, es decir, ¡valen un Perú!

Alicia dijo...

La sensación de dar(amor, tiempo, etc) es tan gratificante que a veces lo hacemos por el otro y por uno mismo, sin sacrificio, con gran placer.Gracias, me encantó.