viernes, septiembre 05, 2008

Jáguendas


Es mi cuento favorito infiltrado en la publicidad de la televisión. Haägen Dasz.

Ella, sola en la heladería, joven, bella, mojada y maltratada por algún sinsabor, pide al heladero:
-Quería un helado con sabor a hoy no quiero hablar con nadie.
-Mediano o grande –responde el heladero joven.
-Grande.
Él le sirve un vaso de helado enorme.
-Esto no es lo que te he pedido –dice ella ante el helado.
-Ya –responde él-. Es sabor a tienes una sonrisa muy bonita.

Y hay un final feliz de soledad, donde ella come el helado.

(En la versión larga de Youtube hay, además, un perro, lluvia y dos "holas").

P.D.: Flores de azafrán silvestre en la polvareda pisoteada de una senda.

7 comentarios:

sintomático dijo...

Qué bueno. Este anuncio le gustará mucho a Joseluis González, que animaba a los creativos a darle valor literario a su trabajo.

Sergio dijo...

Bueno, un chocolate caliente con churros en Santa Lucía también hace el mismo efecto, claro que solo no vas a estar.

PD Me gusta más tu texto que el anuncio.

Minerva dijo...

Colosal. Pero odio los doblajes españoles.

eresfea dijo...

¡Láza...!, digo, ¡Sintomático! El regreso del Jedi...

J. dijo...

"El astuto heladero/ ¿Quieres hacer el favor de cobrarte, por favor?", lo titularía.

anonetoy dijo...

¡Está chulo!

sintomático dijo...

¡Yoda, te he leído en silencio todos estos meses!