lunes, noviembre 28, 2005

La Boda


Ayer se casaron Milagros y Rafael en Montevideo a unos pocos metros por encima del nivel del río-mar, y por encima de los 30ºC. Eso para poner más heroísmo en una boda católica.
Para mí fue muy emotivo. Pensaba en los últimos cuatro años y medio, desde que los conozco; y en las decisiones que han tomado ante las pruebas que la vida les ha puesto en ese tiempo. No hay casualidades en esta boda, las piezas han encajado como una cremallera.
Creo que la emoción era compartida por muchos de los que celebramos con ellos el sacramento y la juerga posterior.
Cuatro apuntes para la crónica social:
1. Rafael fue quien más sudó.
2. La ensalada tenía huevos de codorniz.
3. Nadie fue arrojado a la piscina de la chacra.
4. El maratón de baile lo ganó Milagros, que apenas descansó.
5. Mi torta (tarta) favorita fue el lemon pie.

Y como hasta el sacerdote (hermano de Rafael) se permitió tomar el tupé a la pareja. Yo amago con la imagen. Algunos saben que no ando demasiado desencaminado...

3 comentarios:

Pobre loco dijo...

Puede ser que Milagros mande en algunas cosas, pero está claro que Rafa va a ser siempre el cabeza de familia. Y no lo digo por machista.

eresfea dijo...

Tienes toda la razón, Pobre Loco. Creo que es más testarrudo que testarudo. ¡Qué testa!

marie tourvel dijo...

1.Coincido con el paralelismo de la cremallera.
2.Coincido con el plus de heroísmo que supuso para TODOS esta boda católica, pero enfatizo el de Rafa: ¡¡¡chaleco de lana pura!!! La miércoles, lo que puede el amor, o el afán de elegancia.
3.En el ránking de sudados a Rafa le sigue Simón. Por una vez perdió el primer puesto.
4.Coincido PLENAMENTE con Pobre Loco, y aplaudo la homilía del Rafacura y a De Profundis. Boda perfecta, amén.