lunes, marzo 17, 2008

Rambo IV

Rambo es un héroe del S XX. Lo mismo en EEUU, que en Tolosa o que en Sierra Leona; aunque ahora en el XXI, muchos renieguen de él. Si el lector de esta entrada tuvo la edad necesaria, en 1982, fue a ver su segunda entrega al cine (y recordará las colas para entrar); y si no, vio la película en vídeo; y si no, la vio un par de veces en televisión. Denostado por los kulturetas, símbolo maldito del maldito imperialismo…: todos conocemos a Rambo (por más que algunos lo confunden con Stallone y con Rocky Balboa). Si se escarba entre los críticos, muchos reconocerán que la primera entrega de la serie era una digna película. Pero claro, entonces Rambo era una víctima del maldito imperialismo, era el soldado maltratado que regresaba de la derrota en Vietnam y que pasaba las de Caín en una selva fría de coníferas, helechos, minas y arroyos de montaña.
En 1985, Rambo II se puso tropical. Empezó a ganar su guerra, y eso fastidió a muchos.
En 1988, el desértico Rambo III ayudó a los muyahidines afganos. Ejem...

Tempus fugit
Y 2008. El tiempo hizo su labor, aquilató a Stallone como Rambo IV, aunque en este caso más que brillo, ganó unos kilos. Stallone actúa más que nunca en la saga rámbica, porque el físico responde menos. Por primera vez Rambo no enseña las tetas (las imagino colganderas, como las de una perra con cachorros). El bótox regala a su rostro ese aire perdido y abotargado que muchos actores sólo consiguen después de años de gesticulando. Y las hormonas de crecimiento le han puesto los antebrazos como jamones bien curados. Cuando sus brazos chorrean sangre, propia y ajena, este Rambo IV es el póster que debería adornar carnicerías de países como Uruguay y Argentina
(Espero que algún carnicero -argentino o uruguayo- con arrestos, coloque el póster de Rambo IV en su local y no se le acuse de puto o imperialista).
Hace años decidimos que Stallone era Satallone, y lo condenamos mientras nosotros nos hicimos light (léase lij). Mientras, Rambo sobrevivió cazando serpientes con un bastoncito, y le dio para comprarse una barcaza y navegar por esos ríos turbios entre Tailandia y Birmania... Pero calma, Stallone sabe a qué juega: 92 minutos, buenos y malos, y muchos muertos. (Una vez conté los muertos de Rambo II; eran muchos, y en aquel tiempo de cinta VHS hubo que rebobinar una y otra vez). En esta ocasión los difuntos son birmanos malos, muy malos. Y mueren en gran cantidad en escenas frenadas por los privilegios de la cámara lenta y la manipulación de ordenador. Por comparar...: ¿el Mágnum 45 largo de Harry El Sucio? ¡Una chumbera de balines para matar gorriones! Rambo IV usa artillería pesada, no se cuestiona su capacidad de penetración, sino la apertura de boquete en cuerpos ajenos con balazos como obuses.
Con esta moderna tecnología, que confunde el batiburrillo de las luchas y goza con la precisión en lo sanguinolento, Stallone hubiera ganado su segundo Oscar a la mejor película con Rambo I. A quienes me acusen de fumar hierba les recuerdo que Stallone, con la primera de Rocky, ganó en 1976 a un tal Scorsese que competía con Taxi Driver a los premios de la Academia.
Dicho todo esto, se echa en falta algo más de carne cruda: que Rambo sufra, que lo torturen como siempre pasaba en las películas rámbicas. Pero, claro, una tortura exigiría esas imágenes de más cuerpo a la vista que ya no convienen. Porque, agárrense, algo de drama psicológico ronda en esta película: escenas de forja, sueños con Rambo II en blanco y negro, una modesta cruz.

Cómo mata
Es cierto que Rambo IV arranca con el clásico estilo de vaquero y mata a unos piratas a tiros; pero el Robin Hood de Vietnam vuelve con su arco; ojo, no clava flechas a los malos, los atraviesa. Y eso está muy bien, para el efecto buscado en la película (y conecta con la saga pasada). Después hay muerte manual, una gran explosión, certero manejo del cuchillo como katana, y una ametralladora más grande que el clásico M16, que ningún humano puede sostener con un brazo (excepto el gobernador de California y Satallone).
Rambo IV ya no se pone excusas, mata porque es lo que mejor sabe hacer (Flannery O’Connor tenía el mismo argumento para dedicarse a la escritura). Lo del pueblo oprimido y unos misioneros torpes son tapaderas para el gran público. Sí, cuidado, aunque no se lo puedan imaginar, hay niveles de “lectura” en Rambo IV. A Rambo IV le basta que una mujer le dé el motivo para ser quien realmente es. Y entonces se desata el Apocalipsis (que era lo que fuimos a ver al cine, mucho Apocalipsis).

Conclusión
Pero este Rambo IV no sufre como los anteriores. Y si Rambo IV no sufre mucho, no tiene permiso para matar mucho.

11 comentarios:

EL PRESO CRÁTICO dijo...

No leí el post. Primero quiero verla.

Quiero compartir una anécdota reciente, y que involcura a más de un miembro de la blogsfera.

Estábamos jugando al Trivial. Varones contra mujeres. Pregunta para las mujeres (3): ¿Quién es el actor que interpreta a Rambo?

Las mujeres saben que no es difícil. Sólo tienen que exigirle un poco a su memoria. Sonríen, se miran, susurran.

-¡Ya sé!- dice una - Es uno que es re parecido al de Rocky...

Y discuten sobre el nombre del actor de Rocky.

"Sí, sí, es idéntico...¿cómo se llama?"

"¡Stalone!"

"¡Sí, sí, muy bien...! Vamos bien..."

"Yo me acuerdo que es idéntico, pero cómo se llama..."

Creo que las risas, los llantos y las tiradas al suelo del dolor de costillas de tanto reir nuestra (de los varones) hizo que descubrieran dónde estaba el misterio.


"Debe ser el mismo..."
"¡No! Es igual, pero no es ese..."

Al final resultó que era.

Como no me gusta ensuciar a la gente, me voy a guardar los nombres.

NO TE CONTARÉ NADA NUEVO
PUBLIF REAK
BLOODY STRONG

J. dijo...

Para mi esta ha sido la gran frase de la historia del cine: "Rambo, tú no eres prescindible". De Rambo II. Y cinco segundos más tarde, la bella vietnamita que se lo dijo a John...

No, Rambo no es prescindible.

Anónimo dijo...

y si explotan las boleter�as se viene la 5 dijo el dire

eresfea dijo...

¿La cinco?
Qué complicado. Me imagino un drama de acción: Rambo Jr. en compañía de Rambo padre (interpretado por un viejo pellejo y con carácter), sin duda pescador de truchas y susurrador de oídos de caballo.
Me imagino a Rambo Jr. llamando por teléfono al "deliveri" para que le traigan rollitos de primavera, cerdo con salsa agridulce... Y las disputas con el padre, amante del asado y la salsa barbacoa.
El drama tendría algo que ver con la contaminación del propio terruño, o con recuperar unos caballos robados, y se complicaría de verdad con un grupo de emigrantes "latinos" a quienes unos gordos blancos blanditos y contaminadores cazan como a conejos. Estos muchachos malos deben tener, además, conexiones con la autoridad militar cercana. Porque los paramilitares siempre son muy malos.

IMANOL dijo...

Creo que votó en blanco en Orexa

Ander Izagirre dijo...

Carcajada, Imanol.

Nahum dijo...

Por tu cumple, querido eresfea, este regalito impagable de la primera de John Rambo:

http://www.youtube.com/watch?v=NiBilubvCNc

hipolipo dijo...

Gracias por salvarme de ver esa película. Después de leer lo que me has escrito me ha quedado claro que no tengo que alquilarla nunca.
A mí eso de los cuerpos atravesados me da asco y el imaginarme sus tetillas colgando..ufff. ¿Por qué me haces imaginar esas cosas?

eresfea dijo...

Ahí, ahí querrría ver a Rambo, Imanol.
Hipolipo, precisamente: ¡no las enseña!

mi-tacua-uy dijo...

Jajaja. Tienes el don de quitarme las ganas de ver cualquier película. Ahora sólo la veré si la pesco en un zapping.

eresfea dijo...

Mi-tacua-uy, ve a ver la del elefante Horton. Los niños y yo salimos contentos del cine.