viernes, marzo 14, 2008

Cosas de liebres


Gracias a la colaboración del Preso Crático, que me acerca dos libros, podemos apreciar ahora que el 2006, sí el 2006, fue el año de Durero y su liebre, al menos en portadas.
De mayor quiero diseñar portadas de libros.

2 comentarios:

EL PRESO CRÁTICO dijo...

Jaja. Genial. El toque, esos links a entradas antiguas.

Creo que Susana Giménez nos hará un lugar en su sillón si le vamos con semejante hallazgo.

Abrazo

J. dijo...

Conocí a esa liebre en La Historia del Arte, de Ernst Gombrich. No aparecía en la portada ni la edición era de 2006, pero el libro también es imprescindible.