viernes, julio 28, 2006

Tiempo de hojaldres


A veces, ya lo escribí, me dan "iluminaciones", se apodera de mí una suerte de perfección y ¡zas! todo cobra sentido. La última vez terminé ante los merengues. Ayer me dio una punzada. Esta mañana en España [qué bonito pareado] he leído letras enredadas y he sentido que caminamos por un dulce piso de hojaldre. Cada vez más frágil.
Mañana vuelo a Uruguay.

5 comentarios:

Imanol dijo...

Con la foto se me ha abierto el apetito, corro a comer. Que tengas un feliz viaje. Estamos a la vuelta. Por cierto: los caracoles han vuelto a diezmar, esta vez en casa de Ángel.

Anónimo dijo...

Como no tienes móvil, ni tarjetilla (miento te hiciste una en Uruguay para sacar el sueldo), ni ná de ná... Muchos besos desde la playa con kiryl con nata y buen viaje. Da recuerdos a todo el mundo de mi parte, especialmente a Eileen, Milagros and marido, Amaya and marido...

Ander Izagirre dijo...

Bonvuayás, que los planes de los trabajadores aeropuertuarios te sean propicios. Pena no habernos visto estos días, qué dejadez.

Prefiero el hojaldre (relleno de crema, a poder ser). Y bendito sea el goxua, uf, arf, buf.

Tengo un libro también de Sua, titulado "Cumbres pirenaicas", de un tal Claude Dendaletche, con los textos que relatan las primeras ascensiones a las cimas más importantes. Por comentarlo.

Peter dijo...

De todos modos, el pareado hubiera sido:
"Esta manaña en España"

Miguel dijo...

A mí me produjo pena la visita al paraíso enredado. Preguntadle a Vespasiano, ahora convertido en propagandista de Patxi Franco. Ha, ha, ha! (como ríe en sus correos una amiga francesa).