viernes, julio 28, 2006

Vignemale 3.298





Algunas guías de montaña tienen, para mí, párrafos gloriosos. Ahí van dos de Miguel Angulo en Pirineos II, de Somport a Vignemale, págs 287 y 289:
“El 2 de agosto de 1872, los montañeros de Luz lo ascendieron [Vignemale] por la cresta del Montferrat. Más tarde, en 1837, el guía Cazaux realizó la ascensión por el glaciar de Ossoue y descendió por la muralla de Cerbillona. El mismo guía condujo a la cumbre, el 7 de agosto del siguiente año, a la inglesa Lady Lister por el circo de Labaza, para realizar la primera ascensión oficial al Vignemale. Se adelantaron en cuatro días, por la misma vía, al Príncipe de la Moscowa y a su hermano Edgar Ney que dieron su nombre al corredor que conduce al collado llamado hoy en día “Lady Lister”. La vía normal, por el glaciar de Ossoue fue adoptada más tarde, en especial por el conde Henri Russell, que arrendó la montaña por 99 años e hizo cavar varias grutas para poder residir más cómodamente en su montaña: las grutas de Bellevue, a 2430 m de altura, en el sendero que lleva al actual refugio de Baysellance, y las grutas superiores, encima del glaciar, en las mismas rocas de la Pique Longue y del Pico del Clot de la Hount, a 3200 metros de altura. En 1870 ascendió al Vignemale por la muralla de Cerbillona, empinada y vertiginosa, pero poco difícil (PD). Algunos años más tarde, Chausenque inaugura el itinerario de cresta que enlaza al Petit con el Grand Vignemale, por la punta que lleva su nombre, vía destacable, de mediana dificultad, por una cresta estrecha, suspendida por encima de los glaciares.
En 1879, con la escalada del Corredor del Clot de la Hount por Brulle y Bazillac (D), comienza la era de la búsqueda de las vías difíciles. Diez años más tarde, le tocará el turno al legendario Corredor de Gaube. Este corredor ocupa un lugar aparte en la historia del pirineismo. Fue ascendido por primera vez por Henri Brulle, Bazillac y De Monts, guiados por Célestin Passet y su colega Salles, el 7 de agosto de 1889. El guía Passet talló en el hielo cerca de 1300 peldaños, espaciados en 50 centímetros, para forzar el paso, sin crampones, con la ayuda de su piolet. En la parte superior, los primeros ascensionistas debieron franquear un bloque empotrado muy difícil, no lejos de la cumbre, de solamente cinco o seis metros de altura, pero que exigieron del guía dos horas de esfuerzo suplementarios.”

El lunes 24 de julio Patxi, Javier y yo ascendimos al Vignemale por la vía normal, la del conde Henri Russell. De todas formas, gracias, Angulo, por recordarnos a Célestin Passet, para mí, un héroe. Descanse En Paz.

Adjudique las leyendas a sus fotografías:
1. Javier mira la cumbre, aún falta… Qué calor.
2. El brillo del sol en el ojo, ascensión del glaciar.
3. Patxi triunfante. (Agudeza visual: encuentre cuatro montañeros en el glaciar).
4. El trío en la cima. (Nuevos candidatos para representar a España en Eurovisión).

5 comentarios:

pelopatrás dijo...

Tenías razón con lo de las fotos. Muy chulas. :) A ver si te mando pronto alguna de las mías :) Besos

Peter dijo...

No veo nada... ¿Qué glaciar? ¿Qué cuatro?

eresfea dijo...

Je. Haz clic en la segunda imagen (en bajada) y fíjate en la parte blanca de abajo, a la izquierda.

Imanol dijo...

Solo veo dos personas en pleno julio, y una en febrero: Patxi. Había una máquina del tiempo por ahí??

Anónimo dijo...

La tercera foto parece sacada en un centro comercial donde te dan la opción de "viajar" a las montañas, "viajar" al caribe, "viajar" a... Hermoso. Casi perfecto.