miércoles, julio 02, 2008

Adioses 2: Las veredas montevideanas



La gente protesta: "Montevideo es una ciudad sucia". Al montevideano le gusta protestar y no hacer nada, o que hagan otros. Pero nadie señala las responsabilidades y las hace cumplir. Cuando hay que cumplir, llega la negociación, el arreglo con palabras que no respaldarán los hechos: "Dale, no seas malo...".

Mi conclusión fue que a los montevideanos les gustaba, les gusta tener una ciudad sucia. Es parte de su charme, de su estilo de vida: convivir con la cochambre. Así que me adapté pronto a tener un ojito atento al suelo, porque en cuanto te descuidas, ¡zas!, un tobillo dislocado o una promesa de buena suerte gracias a un perro o a un caballo. Las veredas (aceras) están llenas de mierdas que los perros reponen con eficacia diaria (sin huelgas, sin paros sorpresivos), con basura desperdigada, rotas, levantadas con tenacidad vegetal por esos árboles (orgullo de la ciudad) que cuentan con el tiempo a favor concedido por los montevideanos. Sí, en Montevideo los árboles son más rápidos que los reparadores de veredas. "Dale, no seas malo...".
¡Ah! La reparación de la vereda es responsabilidad del vecino propietario que da a esa parte de la vereda. El resultado de esto (mientras todos protestan y no hacen nada) es un urbanismo del parche precario.
Se me hará raro caminar sin ese ojito atento, sin la opción cotidiana de mejorar mi suerte.

P.D.: Las imágenes son de un barrio de clase media alta, en un cruce de dos calles importantes: Benito Blanco y 21 de Septiembre. La foto veraniega corresponde al 18 de marzo de 2007; la invernal, al 28 de junio de 2008. En 2009, el arbolito habrá crecido, la renovada caca de perro estará un poco más allá o más acá y las baldosas seguirán rotas.

15 comentarios:

IMANOL dijo...

Más que sucia parece desordenada. El verde sale donde quiere, y el abono (chorongo) no está en su sitio.

Bloody dijo...

Lo que resulta más interesante es caminar por esas baldozas a medio poner (o a medio sacar) en un día de lluvia. Encantador.

eresfea dijo...

Y esa sensación de chocolatillo frío que se te cuela con precisión entre el calcetín y el zapato. ¡Ah! No sé cómo viviré sin eso...

Walrus dijo...

Qué horror vivir en un lugar así... ¿Cómo hace la gente? ¿Dónde está la Cruz Roja, o Unicef o la ONU o Greenpeace?

eimb dijo...

El encanto uruguayo. Difícil que cambiemos. Yo por lo pronto vuelvo a mi cama, entre la pila de basura y las ratas de caño.

Ander Izagirre dijo...

Baldosas y adoquines ya casi desencajados: sería material de primera para nuestros borrokalaris, apenas tendrían que esforzarse para conseguir munición en los sábados festivos del verano donostiarra. Pero no encajan los hemisferios (desorden, como dice Imanol)

Sergio dijo...

Aquí hemos adoptado la costumbre de llevarnos la buena suerte a casa, o por lo menos hasta la papelera más cercana.
Sin embargo, en las fotos yo veo otra realidad distinta. En la primera, por tono y colocación, veo montañas de caliza, homenaje orográfico de una ciudad a eresfea que pronto irá a disfrutar del karst original.
En la segunda, veo rastros de monte, al fin y al cabo, parte del nombre de la ciudad Monte-Video (el vídeo no se ve en la calle porque de todos es conocida la prohibición de la exhibición de vídeos en lugares públicos o locales diferentes del domicilio particular).
PD Perdón por la densidad, es que me he ido liando, liando, y...

J. dijo...

A mi la caca del chucho me parec no sucia, sino bien fotogénica. Parece que dice patata.

anonetoy dijo...

Huele Byron esto.

Te sugiero un nombre para tu última columna en Montevideo: Me voy.

Tómalo o déjalo, aventurero.

Anónimo dijo...

Más allá de las calles rotas, la caca de perro que se multiplica todos los días, vas a ver cómo se extraña Montevideo y los montevideanos, jajaja.
Al menos a mí me pasa cada vez que me voy, aunque sean pocos días.
Mucha suerte!
Saludos,
Mariel

Arkadia dijo...

A mi me encanta así. El olor a campo, mmm...

Merelo dijo...

Me recuerda a informe barato de Zona Urbana. Eresfea, ¿no estarás pensando en lo negativo de Mdeo. para que la partida sea más fácil? ¿Acaso estoy viendo tristeza detrás de esas gafas y esas largas patillas?
Una cátedra no se hace de un profesor, pero vamos, le harás mucha falta...
Abrazo.

mi-tacua-uy dijo...

Me uno a merelo. Por cierto, esto también debería ir bajo la etiqueta de mala baba, y te lo dice una no-montevideana.

Anónimo dijo...

He estado leyendo tus comentarios sobre Montevideo. Es mejor que te vuelvas a tu sitio. Tu tambien eres como esa gente que se queja y no hace nada. En serio, de que vas?

Anónimo dijo...

Por que perdeis tiempo con lo que este gilipollas escribe? Realmente no es interesante!