lunes, noviembre 26, 2012

Trompetas de la muerte

Trompetas de la muerte en sus últimos compases.
Tururú, tururú.
Las trompetas no estaban muy afinadas y algunas, por el tamaño, más bien merecían el nombre de trombones de la muerte. Son las Cratarellus cornucopioides: trompeta de los muertos, trompetas de la muerte, cuerno de la abundancia.
También había algunas Cantharellus cinereus: cenicientos.
La diferencia está en el color, el tamaño y, sobre todo, en las láminas.
Una buena cosecha recogida en el hayedo del Realengo de Aralar, el miércoles 21 de noviembre, día del del regreso de Patxi a la montaña y del anuncio del fin de la temporada micológica en los hayedos navarros.
Preparo tortillas negras de dos huevos. Y arroces trompetísticamente oscurecidos.

P.D.: No veía tantas trompetas de la muerte desde 2007.

2 comentarios:

Sergio dijo...

Mientras no las oigas...

Iñaki Munain dijo...

Aquí ya me has matao. Que suenen las trompetas!